Rolando Hernández analizará los aspectos sociales de la producción artística sonora

El título de la actividad En defensa del amiguismo: poder, fuerza y política en las prácticas alrededor del sonido es el significado de lo que denominamos la historia de comunidad en las prácticas sonoras en nuestro país, cuál ha sido su desarrollo, decisiones o fenómenos que nos han hecho llegar al lugar en donde nos encontramos.

Así describe el especialista Rolando Hernández, coordinador e investigador del Centro de Creación, Archivo y Difusión de Documentos sobre Arte Sonoro Mexicano, a la visita guiada e investigación en escena que ofrecerá el viernes 15 de febrero a las 19:30 en el museo Ex Teresa Arte Actual, en el marco de la exposición Modos de oír: prácticas de arte y sonido en México.

“En concreto, hablaré de cómo nace una comunidad en el arte de lo sonoro, socialmente hablando, además de abordar cómo se desarrolla y cuáles son sus problemas a nivel político y ético. Encontraremos las potencias que puedan existir en las relaciones sociales”, explica el especialista.

Me hacía falta este tema —señala Hernández —, hablar de la profundidad que tiene en el ámbito social; las obras son interesantes, pero qué hay detrás socialmente hablando, ¿por qué son relevantes dentro de la comunidad? Esto es importante para el análisis de las prácticas artísticas experimentales que suceden actualmente.

Esta actividad sucede de manera paralela a la muestra Modos de oír, la cual se exhibe de manera conjunta en el Laboratorio Arte Alameda y el Ex Teresa Arte Actual. Sobre ello, Rolando Hernández comenta que “es importante visitar la exposición, pues representa tres décadas de las practicas experimentales en técnicas de sonido en nuestro país, si existe alguien interesado en estas prácticas, tendría que ir al menos más de dos ocasiones a los dos museos”.

“Imagínate, tan solo en videos tenemos más de dos horas, no se podría abarcar en una visita la cantidad de propuestas tan interesantes y profundas que concentra esta muestra que por cualquier lado se puede denominar como monumental, es un reto solo que solo se consigue comprometiéndote a revisitar los espacios”, agrega.

La visita guiada complementa la exposición, pues a través de ella “se analizarán todas las aristas que tiene el concepto de comunidad, tanto lo bueno como lo malo. Los relieves de la comunidad no solamente los podemos calificar como positivos o negativos; existe confrontación, pelea o lucha de valores no solo estéticos, sino políticos, de las formas en las que nos organizamos. No se pueden calificar de forma tan simple, son y reflejan nuestra realidad, conviviendo con todo”, refiere Hernández.

En cuanto al título de la actividad, En defensa del amiguismo: poder, fuerza y política en las prácticas alrededor del sonido, tomo el amiguismo como una potencia que existe en las relaciones sociales para la creación y profundidad de las obras —indica el también investigador—, pero también como un concepto peyorativo que tiene la palabra y que en ciertos espacios sirve como medio de legitimación.

Rolando Hernández menciona que le agrada tener la oportunidad de ofrecer esta visita guiada, ya que forma parte de la muestra y puede transmitir su posición a personas que estén interesadas. “La visita para mí representa un trabajo de investigación, y al mismo tiempo puedo presentar mi trabajo como artista sonoro, porque tengo mucho tiempo trabajando las practicas sonoras en nuestro país, las cuales tienen una dimensión artística”.

“Tanto en la investigación como en la propuesta de la visita logramos un dispositivo diferente a los que normalmente conocemos como visita guiada y que, gracias a la performatividad, consigo hacer presencia en esta muestra tan importante en nuestra disciplina artística y con mi investigación consigo infiltrarme desde otra perspectiva”, dice Hernández.

Uno de los motivos que emociona al investigador es la pieza escultórica que implica un instrumento de Gabriel Macotela. “Por su valor histórico creo que es mi favorita, es entrañable y no es muy conocida la obra, que realizó el artista en 1987”, señala.

El arte sonoro sigue siendo complicado en el tema de la presentación o exhibición, explica el especialista, sin embargo, asumo que en México contamos con una enorme solidez, con artistas que han destacado en los circuitos mundiales, y México es potencia en este sentido.

Sobre ese tema, destaca algunos nombres como los de Mario de Vega, Israel Martínez, Carmina Escobar o Tania Candiani, quienes han tenido presencia y desarrollo internacional en las prácticas sonoras en festivales como El Nicho, Aural y Umbral.

Finalmente, Rolando Hernández refiere que, precisamente, festivales como El Nicho han traído a México artistas de gran renombre en el mundo que se quedan a colaborar con exponentes nacionales, y debemos asumir que nuestro país ya está en el circuito de arte sonoro y música experimental internacional, de ahí la importancia de abordar estos temas.