TOLUCA, Edomex.- Oriundo del municipio de Texcoco, Rodrigo Macías González, Director General de la Orquesta Sinfónica del Estado de México, es un ejemplo de disciplina, estudio y perseverancia, un apasionado de la música que encuentra la clave para el éxito en amar su profesión.

“Soy texcocano, mi amor por la música nació a los 10 años, a los 12 pedí que me dieran clases de órgano y de ahí empecé a componer mis primeras melodías, eso me llevó al piano y, aunque tuve una época rockera en las tardeadas con mis amigos en Texcoco, me fui encaminando hacia la música clásica, pero centrado en la composición, me llamó el aspecto creativo”, comentó.

Macías González ingresó a la Universidad para estudiar Ingeniería Civil, sin embargo, prefirió la música e inició su formación académica en la Ciudad de México y posteriormente en el Conservatorio “Giuseppe Verdi”, en Italia.

“En 1995 entré a la universidad, no la terminé y en ese mismo año entré al Instituto Cardenal Miranda de la Ciudad de México y ahí estuve hasta el 2001 cuando me trasladé a Milán, Italia, donde viví seis años, estudiando composición.

“A mi regreso empecé a dirigir poco a poco grupos muy pequeños en mi municipio, con mis amigos y se fue haciendo una experiencia que redundó en una profesión”, indicó.

A pesar de no contar con un referente familiar que le haya inculcado el gusto por la música, Rodrigo Macías fue la novedad; sin embargo, siempre contó con el apoyo de sus padres, que en todo momento le impulsaron a seguir sus sueños, así como el de tres grandes maestros del ámbito musical.

“Tuve tres grandes maestros, Xavier González, presbítero, pero músico, mi primer gran impulsor, a los 17 años, fue mi mentor, me enseñó que era posible dedicarse profesionalmente a la música.

“También Juan Trigos, compositor y director de orquesta se convirtió en otro de mis grandes maestros, en mi inspiración, y en Italia Sandro Gorli fue mi maestro principal y también se convirtió en un mentor. Mis maestros todos componían y dirigían, es una vertiente que me ha resultado natural”, indicó.

Acerca de la dirección de orquesta, Rodrigo Macías lleva desde el año 2008 dirigiendo de manera profesional y aunque asegura que el camino no ha sido fácil, se siente afortunado y agradecido por todas las oportunidades que esta carrera le ha brindado.

“Ya son 18 años dirigiendo y de manera profesional desde el 2008, pero en la música tengo 30 años y todo ha sido un crecimiento, no hubiera sido capaz de estar listo para la OSEM si no hubiera tenido la experiencia de dirigir orquestas chicas, grandes, de todos los niveles, en muchas ciudades del país, eso me dio el oficio del Director de Orquesta, es una progresión que se aprende en el podio, si bien hay un estudio y técnica, la experiencia se hace en la actividad profesional.

“Han sido años de duro aprendizaje, donde he querido tirar la toalla, me he preguntado ¿qué hago aquí?, no sirvo para esto y estos momentos de crisis son normalmente los que te llevan a una situación mejor, de reflexión, de redoblar esfuerzos y decir “puedo hacerlo”.

“Si uno no es terco, no logra las cosas, pero me siento muy agradecido porque la dirección de orquesta me ha dado de comer y el aspecto humano, el relacionarme con grandes seres humanos artistas, solistas con emociones y sentimientos únicos sobre una pieza. Eso no te lo dan los libros ni las partituras, tampoco el Conservatorio”, apuntó.

Gracias a sus 30 años de trayectoria en la música, Rodrigo Macías ha dirigido a las principales orquestas del país, ha trabajado en los recintos más emblemáticos de México, participado en los festivales más importantes y ha colaborado con grandes artistas, aunque aún hay metas que cumplir.

“Mi sueño es ser mejor músico cada día, prepararme, leer todos los libros de música, componer, es una cuestión del alma, tengo esta inquietud y quiero llevarla a cabo; quiero desarrollarme como director, plenamente, profundamente, y a través de la música conectar con la gente. De nada sirve trabajar sólo para mí, es muy importante que la gente a través de nosotros, pueda transformarse”, agregó.

En febrero pasado, el texcocano cumplió dos años al frente de la OSEM, tiempo que ha sido de crecimiento y trasformación en una búsqueda constante de renovarse y ofrecer lo mejor a la población del Estado de México.

“Ha sido de mucha transformación por parte mía y de la orquesta, nos hemos conocido, hemos aprendido a trabajar juntos, hemos recorrido caminos juntos, hemos trabajado en la música mexicana de concierto, con compositores y compositoras jóvenes y el público lo agradece y lo merece.

“Realizamos propuestas distintas, sacamos la orquesta de la sala para llevarla a concierto masivos, llevarle a la gente algo diferente, pero no por esto menos difícil o importante, pues queremos hacer contacto con las y los mexiquenses y de las nuevas generaciones, tener un público cada vez mayor, sin ningún prejuicio”, indicó.

Finalmente, el titular de la OSEM informó que ante la Jornada Nacional de Sana Distancia y con el fin de seguir cerca de la gente, se está generando material audiovisual para compartir por medio de las redes sociales, como parte del programa Hagamos #ClickEnFamilia.

“Estamos presentado muchos de los grandes solistas e intérpretes, instrumentistas que tiene la orquesta y ya iniciamos con una serie de videos que, aunque breves, son muy ilustrativos, sobre cada uno de los instrumentos. Estamos en Twitter, Facebook e Instagram como @OSEMOficial y @CulturaEdomex”, concluyó.