Rinden homenaje a Sor Juana en Bellas Artes; su lírica continúa en el gusto popular a más de tres siglos de su nacimiento

Cultura

Vestidas a la usanza barroca, nueve poetas mexicanas de reconocida trayectoria nacional rindieron, la noche de este martes en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, un cálido homenaje a la Décima musa Sor Juana Inés de la Cruz, con motivo de su natalicio 368, en el marco del Día Nacional del Libro.
A la celebración de esta efeméride fundamental que se realiza en México desde hace cuatro décadas, en honor a la autora de Primero sueño, acudieron más de 300 personas que prácticamente abarrotaron dicho recinto, lo cual refrenda que la lírica de la monja jerónima continúa en el gusto del público.
El homenaje titulado De amorosos tormentos contó con la participación de Roxana Elvridge-Thomas, Aura María Vidales, Lucía Rivadeneyra, Marlene Villatoro, Lizbeth Padilla, Kary Cerda, Eurídice Román de Dios, Juana María Naranjo Zárate y María Vázquez Valdés, en un recital amenizado por la flautista Luz Amelia Suárez.
Este amoroso tormento fue uno de los poemas que leyeron intercaladamente las invitadas, quienes no sólo mostraron ser grandes conocedoras de la obra de Sor Juana, sino que también hicieron gala de su talento para leer en voz alta algunos versos que le han dado fama internacional.
“Este amoroso tormento/ que en mi corazón se ve, / sé que lo siento, y no sé/ la causa por lo que siento”, fueron los versos con los que inició la actividad organizada por el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), por lo que de inmediato los asistentes recordaron sus años preparatorianos.
Siguieron otros poemas, mezcla de saberes ocultos, ciencias y matemáticas, de la poeta cuyo primer libro fue publicado hace 330 años.
La musicalidad de su lírica
A través de la lectura en voz alta, se fue descubriendo la musicalidad de los versos de la también llamada Décima musa, así como su inteligencia nata. Su sabor barroco, propio de la época de la poeta que vivió de 1648 a 1695, evidencian su sensibilidad, conocimiento, sentido crítico, tenacidad y talento único e irrepetible.
La historia personal de Sor Juana es un misterio para estudiosos e investigadores que no logran descifrarla, a menos que se cuente con un moderno oráculo de Apolo, pero su poesía posee un brillo incandescente, imposible de apagar, como ocurrió la noche de este martes donde más de 300 personas acudieron al llamado de su voz inefable.
Cabe destacar que este montaje poético se podrá apreciar de nueva cuenta el viernes 15 de noviembre a las 16:00 horas en el Museo Nacional de Arte (Munal).