La presidenta del Senado boliviano, Adriana Salvatierra, presentó este domingo su renuncia, ahondando aún más la incertidumbre en el país sobre quién tomará las riendas tras la dimisión del presidente, Evo Morales, y de su vicepresidente, Álvaro García Linera, informaron medios internacionales.

De acuerdo con la Constitución de ese país contempla que en caso de renuncia del presidente sea su “número dos” quien le suceda en el cargo, pero García Linera también ha dimitido. En dicho caso, es el titular del Senado quien debería tomar las riendas, una vez la Asamblea Legislativa valide las renuncias de presidente y vicepresidente.

“Nosotros queremos que esta situación pare”, ha señalado Salvatierra al anunciar su dimisión, en referencia a los ataques sufridos en propiedades de miembros del oficialismo y sus familiares, incluida una hermana de Morales.

Empero, la vicepresidente del Senado, la opositora Jeanine Añez, reclama que constitucionalmente le corresponde a ella asumir la presidencia transitoria.