René Sierra comparte cinco décadas como impresor en la serie Detrás de la estampa del Munae

Cultura

Como parte de la serie Detrás de la estampa. Una charla con maestros impresores, del Museo Nacional de la Estampa (Munae), sostuvieron una conversación el artista plástico y especialista del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de Artes Plásticas (Cenidiap) del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal), Arturo Rodríguez Döring, y el grabador René Sierra, uno de los impresores mexicanos más reconocidos.

La charla fue transmitida por el canal oficial de YouTube de este recinto, en el marco de la campaña “Contigo en la distancia” de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México y del Inbal. Ambos personajes dialogaron sobre el trabajo que René Sierra ha realizado durante medio siglo de trayectoria, en la que se ha especializado en la litografía y el grabado en metal.

Realizada en las instalaciones del taller de grabado del maestro Sierra, ofreció algunos ejemplos de su técnica en la litografía, en la cual habló de la importancia de la humedad del papel que se puede realizar con un aspersor para lograr que la tinta se quede mejor adherida; en el grabado en metal, comentó que existe un papel alemán que debe mojarse durante una hora para que pueda “absorber y colocarse perfectamente en la ranura grabada”.

Sierra señaló que uno de los secretos de una buena impresión en la litografía se encuentra en la humedad del papel. Si no tiene esta característica, no tendrá la suficiente elasticidad para el grabado.

Detalló también que en la litografía hay varios grados de densidad de tinta. La normal tiene el número 355, que es la más ligera, pero también existe la 1921, que es más áspera y se utiliza en los trabajos negros u oscuros.

Con 50 años como impresor, ha trabajado con Francisco Zúñiga, Rufino Tamayo y José Luis Cuevas, entre otros creadores. Comentó que siempre quiso trabajar con Francisco Toledo, pero nunca tuvo el privilegio de imprimir una obra suya.

Recordó que los estudiantes normalmente le preguntan sobre las técnicas de la impresión. “Les comparto mis experiencias para que en el futuro se conviertan en maestros de esta especialidad. Todos ellos, al mismo tiempo que aprenden, trabajan más y más, y muchas veces terminan enseñándome algo”.

Luego de cinco décadas de trabajar con ácidos, estos materiales han perjudicado su salud. “Nunca me ha gustado usar guantes ni cubreboca, aunque ahora los utilizo por la pandemia, pero me he percatado que esto afectó mis sentidos del gusto y del olfato, no percibo algunos olores y sabores de la comida por usar esta técnica”.

Dijo que en sus inicios, trabajó en un taller serigráfico comercial. El dueño de esta empresa, junto con el maestro Andrew Vlady, crearon un taller en el cual trabajó con creadores como Francisco Zúñiga, José Luis Cuevas, Rodolfo Nieto, Francisco Corzas, Leonora Carrington y Rufino Tamayo, entre muchos otros artistas de renombre nacional e internacional.

Además de ellos, también recordó a los artistas Manuel Felguérez, Vicente Rojo, Roger von Gunten, Sergio Hernández y otros con quienes mantuvo una relación maravillosa.

La charla, dividida en dos partes, entre el impresor René Sierra y el artista plástico Arturo Rodríguez Döring se puede apreciar en el canal de YouTube del Munae (https://www.youtube.com/watch?v=i2lWMH4ryIU&list=PL3Us1nYy8JEbMAobQmwPopjzHdcCoMSV7&index=1  y    https://www.youtube.com/watch?v=f1LiwRlWhB8)