Durante las audiencias públicas para la Reforma Laboral que se llevan a cabo en la Cámara de Diputados, la legisladora Margarita García García (PT), secretaria de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, afirmó que se recogerá todo lo planteado por los diversos sectores para aprobar la Reforma Laboral, en la que estarán incluidas las propuestas de empresarios y trabajadores.

El día de hoy se realizó la Mesa 4: “Centros de Conciliación y Registro Laboral”, de las Audiencias Públicas para la Reforma Laboral, en la que se abordaron los ejes temáticos de las facultades, alcances y estructura interna de estos organismos.

Aclaró que “no vamos a aprobar una Reforma que dañe a los derechos de los trabajadores, ni tampoco a los empresarios y a los diferentes sectores”.

La diputada Anita Sánchez Castro (Morena), secretaria de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, explicó que no se trata de afectar ni al sector empresarial ni al laboral, sino de armonizar la legislación.

De la misma bancada, el diputado Marco Antonio Medina Pérez consideró que aún falta el diálogo entre empresarios y legisladores para retroalimentar las propuestas sobre Reforma Laboral.

La diputada María del Pilar Ortega Martínez (PAN) destacó que esta reforma será trascendente porque cubrirá la demanda de la justicia social y el respeto de los trabajadores.

El diputado Miguel Ángel Chico Herrera (Morena) indicó que en este ejercicio de parlamento abierto se han recibido aportaciones de especialistas y expertos en la materia, que serán analizadas en la Comisión del Trabajo y Previsión Social.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín, afirmó que se requiere un marco que proteja a los trabajadores y fomente el empleo y el crecimiento del país.

Se pronunció por modernizar la legislación laboral para fortalecer los derechos del trabajador, la seguridad jurídica que mejore sus condiciones, y permita generar más empleos e incentivar la inversión.

“Tratamos de que aquí salga un ganar-ganar, donde al mismo tiempo que garantizamos los derechos de los trabajadores, podemos mantener los estímulos necesarios para que las empresas inviertan en el país, generen más empleos formales y mejor remunerados”.

Propuso que el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral tenga un carácter tripartito y participen la autoridad —como mediadora— trabajadores y empresas, como tres grandes áreas interesadas en proteger derechos y seguridad jurídica del trabajador, así como promover la inversión, con autonomía.

Queremos ser flexibles, juiciosos y hacer que las leyes se traduzcan en mejor bienestar; que todo transite en una mejoría para el trabajador. “De nada sirve meter cargas e inflexibilidades a los contratos colectivos y las relaciones laborales, si no se traduce en mejoría para trabajadores y para un crecimiento de la productividad”.

Enseguida, el presidente de la Comisión Laboral del CCE, Tomás Natividad Sánchez, manifestó que una reforma laboral mal entendida puede afectar la seguridad jurídica, el Estado de derecho, el equilibrio y diálogo social de relaciones laborales así como la planta productiva, el empleo formal y las bases para que el país crezca en inversión y se mejoren los ingresos de los trabajadores.

Manifestó su preocupación sobre diversos temas que, consideró, no se incluyen en la reforma, como el derecho a la libertad sindical, mientras que se contemplan cambios que rompen la estabilidad y seguridad jurídica de la planta industrial y de servicios.

El tema de la prórroga unilateral de la huelga no puede quedar en manos de una parte en el conflicto, sino que “debe ser por mutuo acuerdo”, pues causa efectos concretos en su eficacia, ya que se constituye al patrón en depositario de los bienes, se generan gastos de preparación del conflicto para no afectar la fuente de trabajo y provoca incertidumbre sobre el futuro del centro de trabajo.

El presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo, José Manuel López Campos, destacó la importancia de contar con un marco legal e instituciones sólidas que regulen adecuadamente la relación entre empleadores y trabajadores, y que esta reforma permitirá sentar las bases para construir relaciones armónicas y un sistema de justicia laboral que ofrezca certeza, eleve la productividad, la competitividad económica y calidad de vida.

La transparencia es fundamental para el nuevo Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral y con la legislación que le dará origen, los conflictos se solucionarían de manera ágil, objetiva e imparcial.  Pidió evitar riesgos procesales para micro, pequeña y mediana empresas, y prever disposiciones legales que les protejan, dado que representan 97 por ciento de las empresas y generan 75 por ciento del empleo en el país.

Pidió que la junta de gobierno sea tripartita, en lugar de estar integrada sólo por titulares de dependencias o entidades paraestatales, y sea conformada por cuatro representantes de los trabajadores e igual número de empleadores, para que sean vigilantes de la actuación del organismo.

Durante su participación en las audiencias para la Reforma Laboral, Margarita del Pilar Sánchez Sáinz, directora nacional de Capacitación y Desarrollo Empresarial, en representación de Blanca Esthela Pérez Villalobos, Presidenta Nacional de la Asociación Mexicana de Mujeres Jefas de Empresa AC, lamentó que las expectativa de generación de empleo y de crecimiento económico hayan bajado a 50 mil en las fuentes de empleo y en 1.2 el crecimiento nacional de la economía.

México firmó una agenda al 2030 con objetivos trascendentes, mucho más que la Reforma Laboral, como tener ciudadanos felices, crecimiento, prosperidad, al fin de la pobreza e igualdad.

Por su parte, Juan Carlos de la Vega, de la Comisión Laboral de la Confederación Patronal de la República Mexicana, sostuvo que el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral debe tener un órgano consultivo tripartito, porque los problemas laborales deben tener tres puntos de vista: el patronal, de los trabajadores y del gobierno.

“Lo que pretendemos evitar es que el nombramiento de este Centro, se pueda convertir en un centro de poder político para controlar y privilegiar organizaciones afines a ciertos intereses”.

Mónica Loaiza Mateos, vicepresidenta de Global Summit of Women-Capitulo México, lamentó que la Reforma Laboral no incluya un trabajo que se llama segmentos de empleo, “porque ya no van a existir los empleos de ocho horas, 40 horas a la semana, sino son empleos versátiles”.

Debe contemplar, dijo, la flexibilidad de los nuevos trabajos y no acoso, el trabajo en casa y la igualdad de los salarios, porque es necesario garantizar el ambiente laboral libre de discriminación, de violencia y que estén integrados en el Centro Federal de Conciliación; de no ser así, advirtió, no se va a poder lograr nada en esta nueva Reforma.

De la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación, Raúl Millar Parquera, recordó que la Organización Internacional del Trabajo da importancia al carácter tripartito entre todas las instituciones internacionales, único vehículo para que gobiernos y representantes de organizaciones de trabajadores y de empleadores puedan de manera libre y abierta intercambiar sus ideas y experiencias, promover mecanismos duraderos de diálogo y creación de consenso.

Por eso, el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral debe incluir el tripartismo para que las organizaciones sean legítimas, independientes y democráticas; que los trabajadores y empleadores, participen en el diálogo y la negociación colectiva, y aporten una tradición de paz social basada en las negociaciones.

Manuel García Garrido, en representación del presidente nacional de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, señaló que esta rama industrial es muy susceptible de los problemas laborales, en particular los sindicales, y subrayó que el problema no son las juntas de conciliación y arbitraje, sino la falta de presupuesto. Esta es la reforma más trascendente desde el inicio de la vigencia de las leyes laborales, pues viene un cambio estructural.

Dijo que la judicialización de la justicia laboral se espera sea para bien; sin embargo, advirtió, existen algunos riegos y podría incentivar la informalidad, pues entre más sea la carga que se le pone al patrón, más prefiere alejarse de la formalidad. “La ley también debe pensar en proteger al empleador, especialmente a las Pymes”.

Fabiola Ortiz Ruiz, presidenta de Mujeres Conectadas AC, pidió buscar los marcos jurídicos correctos para mejores leyes laborales congruentes a los tiempos y con los retos que existen frente a los demás países, a fin de lograr una equidad de género y no discriminación laboral. Propuso tomar en cuenta horarios más flexibles para las mujeres, el home office, horario combinado, días alternativos, jornadas reducidas, medio tiempo, semana comprimida o por proyecto.

“Actualmente las mujeres somos 52.5 por ciento de la población, y sería una excelente estrategia formar parte de la equidad de género para ayudar a que más mujeres se sumen a las fuerzas laborales y podamos producir un PIB de mucho mayor dimensión al actual”.

José Refugio Muñoz López, vicepresidente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga, aseguró que para su organismo no se trata de buscar la mano de obra barata, sino un ambiente de negocios favorable, así como ser activos promotores de la justicia laboral, en donde se encuentre el sano y justo equilibrio entre los actores.

Lamentó que el país se ubique en el lugar 87 de 117 naciones analizadas en materia de ambiente de negocios. Dijo que la apuesta es para que la reforma no sea sólo un cambio administrativo-burocrático, sino que se refleje en una verdadera evolución de las viejas prácticas obsoletas que ponían en el centro la contradicción entre el trabajo y el capital.

Alfredo Kupfer Domínguez, en representación del presidente del Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación, señaló que será indispensable que los intereses genuinos de trabajadores y empleadores estén representados por el Centro Federal de Conciliación y Registro Federal para dar certeza y transparencia a las decisiones.

Criticó que se establezca una carga innecesaria a trabajadores y patrones por los comprobantes fiscales vía Internet, propuso que sea causa de disolución cuando un sindicato participe de un acto de simulación, además que los trabajadores puedan decidir si quieren o no integrarse a un gremio.

El presidente del Consejo Nacional de Seguridad Privada AC, Raúl Sapiens Santos, manifestó su preocupación respecto de la elaboración que se prevé de un buzón electrónico para comunicar demandas a las empresas; pidió que se dé certeza a ese procedimiento de notificación.

Reconoció que los centros de Conciliación y Registro Laboral acortarán plazos para inscripción de sindicatos y mantendrán la obligatoriedad de conciliar, antes de iniciar un proceso ante tribunales; además contarán con especialistas en solución de conflictos y mediación laboral.

Propuso adecuar las leyes fiscales para que los sindicatos paguen impuestos y fiscalizar la administración de recursos que reciben. Además pidió que los integrantes de sus mesas directivas no tengan relación directa o indirecta con empresas del gremio que representen, porque generarían conflicto de intereses.

Participó Alfonso Bouzas Ortiz, del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, quien se refirió a la temporalidad para la instrumentación de esta reforma, una vez aprobada se calcula un lapso de cuatro años.

Si se considera lo que va a implicar el cambio de tribunales administrativos del trabajo a tribunales judiciales del trabajo, la creación de los centros de conciliación y la centralización de los registros laborales, realmente no es tanto el tiempo plantea.

Maximiliano Camiro Vázquez, especialista en el tema, indicó que para garantizar la independencia e imparcialidad del Centro de Conciliación y Registro, se deben establecer en leyes secundarias requisitos que garanticen el profesionalismo, rectitud y conocimiento del titular, su experiencia en la materia y que le permitan ejercer sus funciones adecuadamente. Además se pronunció por que sea tripartito.