Reforma garantizará salario mínimo por encima de inflación anual y remuneraciones justas a trabajadores del Estado

Nacional

A partir de dos iniciativas de reforma al Artículo 123 constitucional, el Poder Ejecutivo busca garantizar que el salario mínimo siempre esté por encima de la inflación anual vigente y que las remuneraciones para trabajadores del Estado como maestros, policías, personal médico y de enfermería, así como miembros de las Fuerzas Armadas permanentes, sean justas, explicó el secretario del Trabajo y Previsión Social (STPS), Marath Bolaños López.

En conferencia de prensa matutina con el presidente Andrés Manuel López Obrador, puntualizó las modificaciones propuestas por el mandatario y enviadas el pasado 5 de febrero a la Cámara de Diputados.

El primer apartado referente al salario mínimo propone en la Fracción VI del artículo 123 que:

“La fijación anual de los salarios mínimos generales o profesionales o la revisión de los mismos, nunca estará por debajo de la inflación observada durante el periodo de su vigencia”.

“Es muy importante el que se establezca en la Constitución para que no haya repetición de que los incrementos al salario no pueden estar por abajo de la inflación”, enfatizó el mandatario.

El secretario del Trabajo y Previsión Social puntualizó que el Gobierno de la Cuarta Transformación, en cinco años de administración, fortaleció el salario mínimo y le devolvió en términos reales el poder adquisitivo hasta en 217 por ciento en la Zona Libre de la Frontera Norte (ZLFN) y en 110 por ciento en el resto del país sin impactar en la inflación, como se argumentaba erróneamente en 36 años de política neoliberal.

Gracias al acuerdo entre los sectores obrero, empresarial y público, en 2024 el salario mínimo en la mayor parte del país es de 248.93 pesos diarios, lo que significa 7 mil 572 pesos mensuales, mientras que en la frontera norte está en 374.89 pesos diarios, equivalentes a 11 mil 403 pesos mensuales.

Adicionalmente el Gobierno de México incrementó 18 por ciento el salario para trabajadores inscritos en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y redujo 20 por ciento la brecha salarial de género.

Los aumentos en el ingreso laboral representan uno de los factores que posibilitaron a 4.1 millones de personas salir de la pobreza.

En caso de aprobarse la reforma al artículo 123, la fijación de los salarios mínimos no volverá a darse por debajo de la inflación, como ocurrió en el periodo neoliberal, mermando hasta en 70 por ciento el poder adquisitivo de millones de trabajadoras y trabajadores durante décadas.

La teoría económica del neoliberalismo apostó por un sistema de salarios bajos bajo el argumento de atraer la inversión y controlar la inflación. Sin embargo, sólo se empobreció a la clase obrera.

El jefe del Ejecutivo reiteró el compromiso de fortalecer los ingresos de la plantilla laboral y beneficiar a quienes ganan menos.

Remuneraciones justas para quienes contribuyen en el desarrollo del país

El titular de la STPS detalló que las modificaciones propuestas por el Gobierno de la Cuarta Transformación al Artículo 123 buscan que las personas trabajadoras al servicio del Estado perciban como sueldo base lo mismo que trabajadores inscritos ante el IMSS, es decir, 16 mil 777. 68 pesos promedio. Esta cifra, dijo, será actualizada anualmente a partir de la inflación estimada.

La propuesta de reforma indica que:

“Las maestras y los maestros de nivel básico de tiempo completo, policías, guardias nacionales, integrantes de la Fuerza Armada permanente, así como médicos y enfermeros, percibirán un salario mensual que no podrá ser inferior al salario promedio registrado ante el Instituto Mexicano del Seguro Social”.

La medida busca dignificar condiciones laborales y salariales de quienes realizan tareas fundamentales en los ámbitos de seguridad, salud y educación.

“Se trata de un reconocimiento al trabajo de miles de personas que trabajan en sectores que forman parte de nuestra sociedad, garantizando el derecho a la educación, salud y también a la seguridad de las mexicanas y mexicanos y que actualmente ganan por debajo del salario promedio”, enfatizó el funcionario.

Expuso que las y los trabajadores de salud, educación y seguridad se vieron afectados por las administraciones neoliberales que redujeron derechos y afectaron condiciones laborales.