Este 4 de noviembre fueron atacados, entre Chihuahua y Sonora, un grupo de 14 niñas y niñas, acompañados de sus madres; integrantes de la Familia LeBaron. Hasta el final del día se informó qué 6 niñas y niños, así como tres mujeres fueron asesinados y varios cuerpos calcinados. 6 niños más lograron escapar con heridas de consideración. Y 2 más presentan lesiones leves. Las autoridades llegaron al lugar de los hechos después de más de ocho horas, porque el lugar estaba bajo control de un grupo criminal.
El 1º de noviembre dos niños de 12 y 9 años fueron lesionados por arma de fuego cuando celebraban el día de muertos en Guadalajara, Jalisco. La noche del 30 de octubre sucedió otro ataque armado dirigido contra una fiesta infantil en la Alcaldía de Iztapalapa, en la Ciudad de México, en el que perdieron la vida tres personas, entre ellas un niño y siete personas más resultaron heridas, (una adolescente de 17 y una niña de 4 años de edad)
#REDIM Red por los Derechos de la infancia en México, expresa su solidaridad con las familias, y llama a las autoridades a garantizar justicia y acceso a la verdad de los hechos; investigando de forma inmediata los ataques armados y sancionando a quienes resulten responsables.
Estos acontecimientos muestran un patrón de violencia del crimen organizado, que busca generar mayor control de los territorios en guerra, usando el terror y teniendo garantía de impunidad. Recordamos que de cada 100 carpetas de investigación donde niñas, niños y adolescentes son víctimas, sólo tres alcanzan algún tipo de justicia.
Los ataques armados directamente contra niñas niños y adolescentes son la expresión más cruda del fracaso de la estrategia de seguridad basada en la militarización de todo el país, que emprendió Calderón, continuó Peña y ha reforzado López Obrador.
El Jefe del Estado Mexicano es también Presidente del SIPINNA Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes, mecanismo de articulación de la política pública para garantizar los derechos humanos de cerca de 40 millones de niñas, niños y adolescentes. Lamentamos que el Jefe del Estado no se ha presentado a las dos sesiones plenarias para cumplir con su responsabilidad legal, al tiempo de poder escuchar todas las acciones que se realizan en las Entidades Federativas.
Una única muerte de una niña, niño o adolescente tendría qué movilizar a todo el Estado Mexicano. Y aún cuándo suman cerca de 20 mil homicidios dolosos desde que Calderón inició la guerra contra el crimen; Peña Nieto y López Obrador siguen sin escuchar las recomendaciones a México por el Comité de Derechos del Niño de la ONU que en 2015:
[El Comité insta al Estado parte a:] Tomar medidas urgentes para prevenir las muertes violentas, los asesinatos y las desapariciones de niñas y niños y sus padres y madres, incluyendo un análisis de las causas de estos actos violentos, como lo son la violencia armada, el crimen organizado, el tráfico de drogas, la desigualdad de género, la pobreza y la marginación.
[El Comité recomienda al Estado parte que:] Revise la estrategia de combate al crimen organizado, bajo un enfoque que asegure la protección de niñas y niños contra la violencia, e implemente de manera efectiva el protocolo conjunto para la protección de los derechos de la infancia durante operaciones federales contra el crimen organizado por parte de órganos militares, de seguridad, de justicia o de desarrollo social.
Observaciones finales sobre los informes periódicos cuarto y quinto consolidados de México. CDN (Comité de los Derechos del Niño – ONU) CRC/C/MEX/CO/4-5 2015-06-08
Estos casos son un urgente llamado de atención al Estado Mexicano para que se realicen medidas de prevención y atención a niñas, niños y adolescentes en escenarios de crimen organizado donde la violencia extrema es cotidiana.
Exijamos juntas y juntos qué #ConLosNiñosNo