Recuerdan en Sesión Solemne al Caudillo del Sur, Emiliano Zapata Salazar

Nacional

En la Sesión Solemne con motivo de la Conmemoración del Centenario Luctuoso del general Emiliano Zapata Salazar, diputados de Morena, PAN, PRI, PES, PT, MC, PRD, PVEM y sin partido, rememoraron su legado a favor de los campesinos y de los pueblos indígenas.
La vicepresidenta de la Mesa Directiva, diputada Dolores Padierna Luna (Morena), expresó que hoy no sólo se recuerda al líder, al general, al héroe, al campesino, sino también “al que fue, sin lugar a dudas, el revolucionario más querido, añorado y respetado, no solamente por quienes vivieron con él en aquellos años aciagos, sino por las futuras generaciones que sentimos y vivimos su lucha, legado y ejemplo”.
En los posicionamientos, el diputado Juan Pablo Sánchez Rodríguez (Morena) señaló que Emiliano Zapata cabalga clamando justicia por los campesinos, indígenas y oprimidos que en este nuevo milenio siguen esperando, aunque sea un mínimo de justicia social. El reclamo de los campesinos es que desde esta Cámara se trabaje en una ley para que los megaproyectos se consulten previamente y los directamente afectados puedan tomar una decisión libre, informada y el resultado sea vinculatorio para el Estado.
Su compañera de bancada, diputada Olegaria Carrazco Macías, resaltó que Zapata reforzó la necesidad de insertar en la Constitución de 1917 la ansiada educación, vivienda y alimentación para el campesino y el indígena, pero sobre todo, la pertenencia de la tierra. “Hoy conmemoramos esta fecha enarbolando las causas del campesinado, y desde este Congreso hemos de continuar transformando en políticas sociales que enaltezcan el legado de lucha y liberad que sembró tan heroico general”.
Por el PAN, el diputado Marco Antonio Adame Castillo expuso que se viven tiempos en que las libertades sociales y la independencia de las instituciones democráticas y federalistas se encuentran condicionadas a nuevas hegemonías y amenazadas por el centralismo en las decisiones de política pública “que con tanto ardor combatió Emiliano Zapata para hacer valer el respeto a la tierra, a los municipios y a los estados”.
Llamó a construir una agenda con visión de Estado para que nadie quede excluido de las decisiones sobre los bienes públicos, así como un presupuesto justo al campo. Puntualizó que la paz y la justicia no se alcanzarán por decreto. El México del siglo XXI convoca a construir la unidad en la diversidad, la reconciliación nacional, a preservar el interés nacional sobre los particulares, “que nos reúna el respeto y la conciencia entre nosotros, la lucha por la libertad, la justicia y la ley”.
Eduardo Zarzosa Sánchez, diputado del PRI, resaltó que a 100 años de su cobarde asesinato, Zapata vive y su lucha sigue. “Sus reclamos, convicciones y anhelos aún están vigentes; su llamado exige respuesta; la proclama de tierra y libertad es todavía exigencia de justicia, es condición para la paz, para la estabilidad del país y para la superación de la pobreza como destino. Hoy, lamentablemente, la realidad no es distinta. La mayor concentración de pobreza extrema aún está en el campo. Las personas en las zonas rurales y los indígenas siguen sin un acceso verdadero a educación”.
Pidió no confundirse, pues la ideología zapatista trasciende a la demagogia del populismo actual que se proclama en defensa del pueblo, pero que en los hechos la traicionan. “La gente del campo y especialmente nuestros hermanos indígenas exigen justicia, la cual significa mejores oportunidades y mejor calidad de vida, pero sobre todo simboliza que les cumplan lo que les prometieron”.
El diputado Miguel Acundo González (PES) señaló que es tarea fundamental de la actual administración procurar que los campesinos sean dueños de sus tierras, que obtengan una producción cada vez mayor, de mejor valor, y que puedan preservar los frutos de la tierra y de su propio trabajo. “Que Zapata logre, tras 100 años de su muerte, la victoria definitiva de los campesinos de este país”.
De ese mismo grupo parlamentario, la diputada María del Carmen Cabrera Lagunas resaltó que como parte del Frente Auténtico del Campo, “estamos en todo el país luchando en las calles y reivindicando los ideales zapatistas. Mientras haya injusticia, mientras no haya paz social, seguiremos luchando en las calles y aquí estamos para ayudarle al presidente de la República, pero para estar del lado de los campesinos, porque si Zapata viviera con los campesinos estuviera luchando en las calles”.
Margarita García García, diputada del PT, precisó que gracias a la activa participación de Zapata en el movimiento armado de la Revolución, el país fue capaz de cambiar radicalmente las bases económicas, políticas, jurídicas y, sobre todo, sociales, que azotaban a la población más vulnerable del Porfiriato, los campesinos. Su causa: “la mejor distribución de la tierra es actualmente reconocida como justa y necesaria. Por ello, su figura ha quedado en la memoria colectiva de las masas como la encarnación de rebeldía y justicia popular”.
“Hoy tenemos una enorme deuda con el ideal de Emiliano Zapata, pero también la oportunidad de honrarlo y reconocerlo haciendo valer los derechos de los pueblos originarios, dotando de dignidad y rentabilidad a los campesinos y trabajando por un mejor país para todos los sin tierra, marginados y excluidos, porque la Revolución Mexicana no será completa si no llega a todos los mexicanos sin excepción”, añadió.
La diputada de MC, Martha Angélica Zamudio Macías señaló que la mejor forma de conmemorar a Emiliano Zapata es comprender a su persona y no a sus monumentos. “Buscaba la implementación de una reforma agraria que redistribuyera la propiedad campesina; sin embargo, poco se ha discutido su convicción con el autogobierno de los municipios y los pequeños pueblos, plasmada en el breve gobierno que encabezó en la zona del sur de Morelos durante 1915, y menos se destaca la importancia que le dio a la sociedad civil y a las agrupaciones campesinas y ciudadanas”.
Su compañero de bancada, diputado Juan Francisco Ramírez Salcido resaltó que la lucha e ideales de Emiliano Zapata siguen vigentes, pues los campesinos y el campo siguen en abandono e ignorados por los intereses de los gobiernos pasados. Hoy “es un día para retomar el sueño común de un hombre que permaneció firme en sus creencias y que plasmó con su lucha y conquista los derechos obtenidos. Debemos estar convencidos de enaltecer los valores e ideales que utilizaron como bandera grandes hombres como Zapata”.
El diputado Raymundo García Gutiérrez (PRD) resaltó que las palabras, principios y exigencias de Emiliano Zapata tienen hoy más vigencia y simbolismo que nunca. “Se levantó contra la arbitrariedad y la injusticia, contra la falta de oportunidades y la opresión, contra el atropello de derechos y la desigualdad. Su lucha representa un legado para el campo mexicano y su compromiso con la justicia social se convirtió en el mandato constitucional”.
Mencionó que se debe luchar por encontrar la justicia por los pueblos indígenas y los ejidatarios del país. “En pleno Siglo XXI no debiéramos ignorar que las comunidades originarias y el campesinado mexicano siguen padeciendo vejaciones. Sus tierras, bosques y aguas son ocupados y depredados; sufren despojo y hay violaciones sistemáticas a los derechos humanos y un clima de terror que indigna y horroriza”.
Del PVEM, el diputado Óscar Bautista Villegas argumentó que el ideario de Zapata está arraigado fuertemente en la sociedad y permanece en el imaginario colectivo. Añadió que los movimientos populares siguen reivindicando su memoria, enarbolando sus demandas con una vigencia incuestionable. “Es tan fuerte su legado como actuales sus palabras: paz, justicia y libertad económica”.
Solicitó a la Junta de Coordinación Política y a la Mesa Directiva que, a través del diálogo, se pueda implementar mesas de trabajo y resolver de tajo los problemas del campo, los de los ganaderos, de los agricultores y de los jornaleros agrícolas. “Y un tema que hemos platicado durante tiempo, el de las madres solteras que utilizaban las estancias infantiles. Hoy es el momento de México. Los convoco a que busquemos una solución a los graves problemas que dañan la economía del país”.
Mauricio Alonso Toledo Gutiérrez, diputado sin partido, expresó que a 100 años de su asesinato, la figura del Caudillo del Sur sigue exaltando la imaginación de los mexicanos. “Para él la guerra tenía como fin: conseguir para los campesinos la tierra y liberarlos de siglos de opresión latifundista”.
Detalló que abogó por el derecho a la huelga, el reconocimiento de los pueblos indígenas y la emancipación de la mujer. “Su fuerza no sólo radicaba en un programa político capaz de saltar por los aires las convenciones burguesas. Hoy más que nunca la reivindicación de Zapata a favor de los indígenas, la mujer y de la justicia social, es un ejemplo para los congresistas, para la historia y el mundo. Por eso, hoy más que nunca Zapata vive”.
Previamente, se proyectó un video, en donde el historiador Salvador Rueda Smithers expone que Zapata, 100 años después de muerto, es un gran símbolo de la posibilidad de justicia en la historia. Fue un pequeño propietario, buen charro y agricultor del oriente de Morelos, que nace en 1879. “Zapata vive aquí. Es un ejemplo único, porque de todos los héroes de la Revolución es el único que tiene movimiento y vida”.
El bisnieto del Caudillo del Sur, Édgar Castro Zapata, detalla que el 10 de abril de 1919, cae asesinado, traicionado en el gobierno de Venustiano Carranza. “Les digo a las nuevas generaciones: también ustedes son parte de la historia, pero háganla, pero con los valores; este personaje que está aquí, que empuñó hace 100 años fue verídico. Zapata sigue vivo”.
Posteriormente, se entonó el Himno Nacional; se leyó y aprobó el acta de la Sesión Solemne, y concluyó.