Recuerdan a David Alfaro Siqueiros a través de su legado documental

Cultura

La Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), a través de Proyecto Siqueiros: Sala de Arte Público – La Tallera, conmemoran el aniversario 126 del natalicio de David Alfaro Siqueiros (29 de diciembre, 1896 – 6 de enero, 1974), mediante la publicación digital de materiales documentales que dan cuenta de aspectos de su figura como artista plástico y como hombre político, de acuerdo con el modo en que se plantearon con motivo de su onomástico 65 (celebrado en 1961) y de su deceso.

Pertenecientes a la Red de Museos del INBAL, la Sala de Arte Público, en la Ciudad de México, y La Tallera, en Cuernavaca, Morelos, compartirán -el jueves 29 de diciembre del año en curso- en sus respectivas redes sociodigitales, dos retratos del muralista, así como dos mensajes de artistas que lo conocieron y que le dedicaron palabras en 1961, cuando Siqueiros cumplió 65 años de edad, mientras estaba preso en la cárcel preventiva del Distrito Federal, mejor conocida como Penitenciaria de Lecumberri.

La publicación de estos materiales se inscribe en Distancia crítica, programa de curaduría digital que Proyecto Siqueiroslanzó en octubre de 2020 para dar a conocer elementos de los acervos del Centro de Investigación y Documentación Siqueiros (CIDS), relacionados con la vida y obra del artista.

De los mensajes dedicados al pintor se compartirá el de Fanny Rabel en las redes sociodigitales de La Tallera. La pintora, grabadora, dibujante y muralista de origen polaco colaboró con David Alfaro Siqueiros y otros artistas en la realización de Retrato de la burguesía (1940), mural plasmado en el cubo de la escalera del edificio-sede del Sindicato Mexicano de Electricistas, en la Ciudad de México. Rabel expresó: “…yo quisiera saludar hoy a aquel que conocí como maestro, al hombre de tremenda fuerza creativa, de inagotable energía e imaginación; al hombre que rodeábamos en el andamio y cuyo humor y alegría no flaqueaban, ni aun tarde en la noche, frente al muro; al hombre que podíamos escuchar durante horas en sus relatos salpicados de chispa, sin cansarnos, aprendiendo y absorbiendo siempre algo de ese río caudaloso que era su vida y que derramaba sobre nosotros”.

Este mensaje estará acompañado por un detalle de la imagen tomada por el fotógrafo Julio Mayo en marzo de 1967, mientras el artista estaba en su casa de Cuernavaca, Morelos, contigua a lo que hoy conocemos como La Tallera.

En tanto, en las redes sociodigitales de la Sala de Arte PúblicoSiqueiros (SAPS) se publicará el mensaje de Gerardo Murillo Dr. Atl, quien también lo emitió en 1961. Murillo impartió clases de pintura en la Academia de San Carlos, donde tuvo como alumnos a David Alfaro Siqueiros, Diego Rivera y José Clemente Orozco. Acerca del primero, dijo: “Nada lo detiene para expresar sus propios sentimientos. Los proclama en todas las circunstancias: en la prensa, en la plaza pública, en los muros de un edificio público por medio de poderosos volúmenes plásticos”.

La imagen que acompañará este texto será un retrato fotográfico de Siqueiros tomado en 1970 en Cuernavaca, Morelos, de autoría desconocida.

Asimismo, el 6 de enero de 2023 se invitará a las y los seguidores de ambos museos en redes sociodigitales a leer recortes de prensa emitidos el 7 y 8 de enero de 1974, tras el fallecimiento del pintor a los 78 años de edad. De este modo, se recordará que el Presidente de la República decretó la realización de un homenaje póstumo a Siqueiros el 7 de enero en el Palacio de Bellas Artes, en virtud de sus aportaciones a la plástica mexicana, de su quehacer artístico al servicio del pueblo y a que plasmó “los episodios y personajes de nuestra historia revolucionaria y de nuestras luchas libertadoras”, se leyó en el periódico Excélsior al día siguiente de la muerte del artista.

En el mismo decreto presidencial se estableció que, luego del homenaje de 24 horas en el Palacio de Bellas Artes, los restos del muralista serían trasladados a la Rotonda de los Hombres Ilustres (hoy Rotonda de las Personas Ilustres) del Panteón de Dolores en la Ciudad de México.

El Heraldo de México incluyó una nota, en su edición del 7 de enero, en la cual enunció que el entonces presidente del país reconocía a Alfaro Siqueiros por haber servido a la Revolución mexicana en el ejercicio armado, y como artista que contribuyó al renacimiento del muralismo en la República. A través de su obra, dijo el primer mandatario, se comprendieron mejor “los procesos emancipadores de los mexicanos”.

Por su parte, el 8 de enero de 1974 se leyó en El Día una reflexión sobre Siqueiros como creador plástico y como hombre político. Forjado en la Academia de San Carlos y en los campos de batalla del México convulsionado; perseguido y galardonado, luchador conflictivo que equivocó los pasos, pero no el camino, se dijo en la nota. Contribuyó a dar forma teórica y real al muralismo mexicano, “corriente plástica que ha colocado al arte de este país en el ámbito de la cultura universal”. Artista que inspiró a otros, incluso a los “antisiqueiros”, y cuya “obra enorme”, cuantitativa y cualitativamente, fue de trascendencia creadora, cimentada en la profunda identificación del artista con el hombre de su época.