La Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA) reconoce la aprobación por parte del Senado de la República de la prohibición sin dispensas ni excepciones del matrimonio infantil y adolescente.

Desde la instalación del SIPINNA nacional, hace 3 años, se impulsaron las reformas a los códigos civiles, nacional y estatales. Hasta hoy 31 estados ya contaban con dicha prohibición, salvo Baja California que aún no armoniza su legislación conforme a Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

Es por ello que hoy se reconoce este paso legislativo como un avance importante y espera que dicha votación se repita en la Cámara de Diputados para que el Código Civil Federal sea reformado, y el matrimonio antes de los 18 años de edad sea prohibido sin ninguna excepción.

El matrimonio infantil de menores de 18 años, expone a niñas y adolescentes a hechos de violencia, situaciones adversas de salud, deserción escolar, discriminación y destrucción de proyectos de vida. Debido a esto, en días pasados varias dependencias del Gobierno de México enviaron a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) una opinión técnica acerca del porque se considera el matrimonio violatorio de derechos de niñez y adolescencia.

Dicho documento retoma la postura de las dependencias gubernamentales, así como de las organizaciones de sociedad civil y agencias internacionales de las Naciones Unidas.

En este texto se exponen las consecuencias que pueden derivar del matrimonio infantil, que colocan a niñas y adolescentes “en un riesgo especial de sufrir violencia sexual, física y psicológica a lo largo de sus vidas. Las niñas y adolescentes que son casadas antes de los 18 años tienen más probabilidades de sufrir violencia familiar y mayor tendencia a describir su primera relación sexual como forzada. El embarazo precoz y la iniciación sexual forzada pueden afectar a la salud mental de niñas y adolescentes casadas durante años”.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2015 hubo 24 mil 338 personas menores de 18 años que contrajeron matrimonio. De ellas, cuatro de cada cinco fueron niñas y adolescentes menores de 15 años que se casaron con hombres mayores de 17 años, y 4.4 por ciento con hombres de 30 años o más.

La erradicación de esta problemática, avanza con las reformas legislativas que impulsan un cambio cultural para difundir la  no normalización de las uniones a temprana edad.

La tarea del Gobierno de México continuará en esta materia para seguir impulsando acciones contra las uniones de hecho que afectan a dicho grupo de población.