TOLUCA, Edomex.- El Gobierno del Estado de México, a través de la Secretaría de Cultura y Deporte, recomienda a la población mexiquense la realización de actividades físicas y mentales que permitan tener una sana convivencia en familia durante el confinamiento por el COVID-19.

En ese sentido, una de las actividades que se pueden realizar es la gimnasia cerebral, por lo que la Maestra en Psicología Clínica, Dolores Villegas, brinda una serie de ejercicios y define los beneficios que se pueden obtener.

La gimnasia cerebral es un término que acuña la psicóloga Luz María Ibarra, a partir de conocimientos sobre el aprendizaje y la cuestión neurológica.

Este método de enseñanza y aprendizaje acelerado tiene sus fundamentos en el cerebro, ya que está dividido en dos hemisferios y cada uno realiza diferentes actividades.

Para potenciar estos ejercicios, son necesarios todos los movimientos, sensaciones, sonidos, olores, y se entiende que son un conjunto de factores que intervienen en los procesos de aprendizaje significativo.

Por lo anterior, Dolores Villegas destaca que son ejercicios sencillos que permiten enlazar las funciones del cerebro y generar conexiones neuronales cuando los seres humanos se mueven, hablan, y cuando tiene sensaciones.

Uno de los ejercicios que se pueden realizar es escribir en una hoja de papel o cartulina las letras p, d, q y b, en cualquier orden y repetirlo hasta llenar la hoja.

Con base en lo anterior, cada letra corresponderá a una extremidad: brazo izquierdo letra “b”, brazo derecho letra “d”, pierna izquierda letra “p”, y pierna derecha letra “q”; esta dinámica comienza pidiendo a la persona que mientras lee el nombre de la letra, tendrá que levantar la extremidad correspondiente.

“Lo puede realizar a cualquier edad, porque igual potencializa todas las habilidades y las funciones cognitivas, reconoce las letras, dice su nombre y al mismo tiempo juega con el ejercicio de levantar una mano o una pierna según corresponda”, detalló la psicóloga clínica.

Agregó que el entorno en cada familia cambia, por ello, el ejercicio se puede adaptar tomando otros elementos.

Dentro de los beneficios que ofrecen esta dinámica a las niñas y niños, se encuentra el potenciar todas las funciones de sensación, percepción, memoria y aprendizaje, así como los procesos de reflexión y análisis, y el sistema nervioso.

En el caso de los adultos, funciona como un método para enriquecer los canales de conexiones neuronales, ayudando a mejorar y generar neuronas que debido a la edad o alguna enfermedad, se desgastan o dejan de funcionar, es decir las neuronas se vuelven a conectar.

De acuerdo con Dolores Villegas, estos ejercicios también están indicados en personas que han tenido algún daño neuronal y que entre los síntomas están la pérdida de memoria, ciertas motricidades o que les cueste trabajo verbalizar, para los niños es como un juego y para los adultos un proceso de rehabilitación.

“Al principio cuesta porque el cerebro no está acostumbrado al ejercicio, porque no había una conexión, pero aprende de manera inmediata, entonces cada vez que lo vas reforzando, el niño lo va haciendo más rápido”, agregó.

De igual forma, señaló que estas dinámicas tienen varios objetivos, entre ellos aprender de manera diferente y divertida e integrar a la familia.

Respecto a la contingencia y las relaciones familiares comentó que “esto forma parte de un proceso de ajuste para todos, hay un proceso de resiliencia, de esto aprendemos, es un buen momento para conocernos a nosotros mismos y conocer otras habilidades y capitalizarlas”.

Por último, Dolores Villegas destacó que las condiciones son diferentes, estos ejercicios fomentan la creatividad, la convivencia familiar, la charla, y se identifican cosas y empiezan a estimular la conversación.