El dramaturgo, narrador e investigador Emilio Ángel Lome Serrano recibió el Premio Bellas Artes de Cuento Infantil Juan de la Cabada 2020 por su obra María Teresa de los pies a la cabeza, en la cual el autor entrama el lenguaje literario y la tradición popular, la prosa y la poesía.

El galardón, otorgado por la Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), a través de la Coordinación Nacional de Literatura, y el Gobierno del estado de Campeche, por medio de su Secretaría de Cultura, se llevó a cabo vía streaming.

A nombre de la Dra. Lucina Jiménez, Directora General del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), la subdirectora general Laura Ramírez Rasgado indicó que la prolífica trayectoria de Emilio Ángel Lome es una inversión al presente y futuro para acercar a los niños al mundo de la literatura, por lo que el INBAL lo felicita por contribuir de manera creativa al desarrollo de la sensibilidad y gusto estético de los infantes.

“En estos momentos de situaciones complejas que vivimos, el papel de la literatura infantil es fundamental, ya sea de forma presencial o virtual, es un momento de inclusión, de participación y ese desarrollo de la imaginación en el mundo de los niños y las niñas, de su capacidad de comprensión porque la literatura y todas las obras que se generan, en el caso de María Teresa de los pies a la cabeza, será algo extraordinario, por esta comprensión, este interactuar con el mundo, y la contribución fundamental que hace la literatura al desarrollo social y cognitivo de los niños. Como decía Borges ‘sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria’.”

Asimismo, mencionó que la relación entre el INBAL y el Gobierno del estado de Campeche tiene una larga tradición que ha permitido la creación de Casas de Cultura, por ello ratificó el compromiso de continuar apoyando el desarrollo artístico y cultural y que el premio de literatura infantil continúe preservando el espíritu maravilloso de Juan de la Cabada.

Por su parte, el secretario de Cultura de Campeche, Delio Carrillo Pérez recordó a Juan de la Cabada, “un campechano universal, franco, bonachón. Su vida fue una mezcla de actividades; fue guionista de cine, periodista, docente y un viajero incansable. Le gustaba contar historias”.

Mencionó que la ceremonia de premiación se realiza en el día que se conmemora el fallecimiento de Juan de la Cabada, por lo que rinde honores a quienes escogen las letras, pero sobre todo sirve para motivar a quienes alegran el espíritu a través de literatura: los escritores y en particular a quienes han escogido trabajar para los niños.

“Hablar de niños es hablar de cultura, es darles un mensaje de aliento, de alegría, siempre será abonar al futuro de nuestro país”, dijo en la transmisión en vivo, tras agradecer el apoyo de la Secretaría de Cultura y al INBAL.

En esta ocasión, la convocatoria para el Premio Bellas Artes de Cuento Infantil Juan de la Cabada 2020 se enmarcó en la campaña “Contigo en la distancia”, de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México.

Mi obra reconocimiento a la literatura comunitaria: Emilio Ángel Lome

“Soy un alebrije por donde quiera que se le mire”, dijo el galardonado Emilio Ángel Lome tras compartir que nació en Guerrero, que ha vivido en el sureste y que próximamente se nacionalizará oaxaqueño y además escribió sobre los sones de Veracruz.

En su participación, Emilio Ángel reconoció el esfuerzo de la Dra. Lucina Jiménez por defender estos premios de Literatura. “Este año fue muy difícil”, dijo el coautor de Toc toc Cantos y cuentos para romper el cascarón y autor del libro El conejo de la Luna.

Este libro, dijo, es un homenaje a la pintura del son jarocho, pero desde una mirada femenina, tributo a los pasados, presentes y futuros linajes de jaraneras y versadoras, artistas, cantantes y demás oficiantes del protagonismo visible o anonimato solidario.

“Homenajear a esta admirable constelación identitaria que ha nacido y florecido en diversas comunidades veracruzanas, y que por su portabilidad y potente resonancia intercultural se ha propagado por el mundo entero, es validar esencialmente a eso que se ha dado en llamar la tercera raíz, ese riquísimo, innegable e imprescindible legado africano. Ese primigenio sustrato de negritud que sigue vitalizando las manifestaciones culturales de muchas regiones de nuestro país”.

Por último, dedicó el premio “a los poetas y narradores comunitarios que han resguardado y compartido, muchas veces a contracorriente y desde la resistencia, la oralidad sabía, jocosa y decimal de nuestros pueblos mexicanos”, así como a Eraclio Zepeda, “cuentero mayor de Hispanoamérica”.

En su oportunidad, la coordinadora nacional de Literatura, Leticia Luna, señaló que el jurado, conformado por Elisa Ramírez Castañeda, Ernesto Lumbreras y Marconio Vázquez, otorgó por unanimidad este reconocimiento a Emilio Ángel Lome y al dar lectura del acta de deliberación señaló que “el volumen propone, desde un Tlacotalpan real y transfigurado, una universalidad de inacabada imaginería más allá del color local”.

Posteriormente, reseñó que la obra ganadora de Emilio Ángel, María Teresa de los pies a la cabeza, concentra 17 cuentos alusivos a las partes de un cuerpo humano y que conforman un todo.

“La narrativa ágil de Emilio Lome da rienda suelta a historias que oscilan entre lo fantástico y lo maravilloso, y los personajes se resuelven de una forma ingeniosa y, en muchas ocasiones, asombrosa. En cada uno de los cuentos encontramos mensajes sobre la fortaleza, el amor, la constancia, la voluntad, e incluso la avaricia, y retoman un estilo parecido al de las leyendas populares mexicanas, lo que acerca al lector a un camino que resulta familiar pero que aún falta por descubrir con curiosidad y entusiasmo”, mencionó.