Durante el foro “El empoderamiento de la mujer en el ámbito marítimo”, la presidenta de la Comisión de Marina, diputada Mónica Almeida López (PRD), dijo que se debe propiciar el compañerismo y la hermandad entre ambos géneros, así como fortalecer los marcos jurídicos para lograr el Estado de derecho que se anhela.

Explicó que el objetivo de esta actividad es conocer el día a día de mujeres en puestos de dirección, tanto públicos como privados. “Es aprender todas de todas, se hará un documento de socialización para que otras personas puedan conocer sus experiencias”.

“Buscamos dar el mensaje sobre la necesidad de incluir y mejorar las políticas de igualdad de género para propiciar una sociedad más justa, con mejor calidad de vida”, enfatizó.

Destacó el desarrollo del marco legal de la Secretaría de Marina (Semar), además de la definición en su política institucional, estableciendo como prioridad la alta capacitación; lo que ha permitido fomentar la igualdad. “Es una institución que está forjando una nueva política y forma de vida”.

El presidente de la Comisión de Defensa Nacional, diputado Benito Medina Herrera (PRI), indicó que ambos géneros pueden convivir y hacer actividades comunes, pero se requiere romper muchas barreras, no sólo físicas, sino mentales.

“Para eso la base debe ser la educación, de no hacerlo, la sociedad seguirá por el mismo rumbo”, agregó.

Subrayó que el reto de las mujeres en las actividades es equiparable al de los hombres; sin embargo, este encuentro nos lleva a pensar lo injusta que ha sido la sociedad con ellas.

El diputado Juan Ortiz Guarneros (PRI), secretario de la Comisión de Marina, reconoció que este sector hasta hace pocos años era únicamente de dominio masculino.

La diputada de Encuentro Social, Olga Patricia Sosa Ruiz aseguró que hoy es primordial seguir “alzando la voz” para poder abrir más puertas a las mujeres. Dijo que este tipo de ejercicios enorgullece a la Cámara de Diputados.

La capitán de corbeta, Cynthia Karina González, jefa del Departamento de Medicina Legal de la Dirección General de Sanidad Naval de la Secretaría de Marina, informó que siempre tuvieron motivación por parte de los oficiales que promocionaban las escuelas de formación de la Armada de México. Resaltó que la Semar impulsa a sus elementos a crecer, desde los cadetes hasta los oficiales, pero en todo momento de la mano de la igualdad de género y la equidad.

Claudia Cynthia Sánchez Porras, directora general del Fideicomiso de Formación y Capacitación para el Personal de la Marina Mercante (Fidena) de la Coordinación de Puertos, afirmó que los prejuicios prevalecen y “si como mujer pides ayuda, piensan que no puedes con el puesto”. Precisó que el sector marítimo portuario, da nuevas oportunidades, pero se necesita de apoyos, tanto de mujeres, como de hombres.

La teniente de fragata Gloria Carolina Cházaro Berriel, platicó que se ha sumado a espacios que antes estaban masculinizados dentro de la Semar, pero tienen una política de igualdad de género contundente, donde han participado desde hace más de 68 años. “La Heroica Escuela Naval Militar tenía más de 111 años de aceptar sólo varones, pero cuando ingresó la mujer, hubo retos”.

La capitán de altura, Erika Alejandra Pitalúa Osorio, jefa del simulador de navegación de la Escuela Náutica Mercante, relató la forma en que llegan a ser tratadas en las embarcaciones y cómo la tripulación puede hacer lo posible para que una mujer deserte.

Por su parte, la teniente de Fragata, Ruth de la Fuente Velázquez, jefe del departamento de Recursos Humanos de la Coordinación General de Infantería de Marina de la Semar, exhortó a romper paradigmas día a día. “Ser la primera mujer egresada de Infantería de Marina, es gran responsabilidad, pero se puede; sólo hay que ser auténticas y responsables”.

Norma Becerra Coporoba, vicepresidenta del Consejo Directivo de las Asociaciones Mexicanas de Agentes Navieros AC (Amanac), destacó el papel de las mujeres en este sector, especialmente porque nuestro país es exportador. “Hay que empujar a las y los menores y a los jóvenes; debemos formar a las y los ejecutivos del futuro, por el bien de ellos, de nosotros y nuestro país”.

La piloto naval, Claudia Hernández, consideró que el mayor temor de una mujer marino-mercante es enfrentarse a la discriminación y al acoso, sin hacer nada por el miedo a quedarse sin trabajo; pero “se debe tener el carácter”.