• Aborda la problemática del Salar de Uyuni, en Bolivia, que contiene el 80 por ciento del litio del mundo
  • Se llevó a cabo en el marco del Día Internacional del Medio Ambiente

La Cámara de Diputados organizó el conversatorio virtual sobre el documental mexicano “Antes que se tire la sal”, de la directora Natalia Armienta Oikawa, y fotografiado por Bernardo De Niz, realizado en el Salar de Uyuni, en Bolivia, que contiene el 80 por ciento del litio del mundo, y tiene una gran importancia para el planeta, el cambio climático y la ciencia.

En esta edición de Tardes de Cineclub, correspondiente al mes de junio, que conmemora el Día Internacional del Medio Ambiente, el director del Museo Legislativo Sentimientos de la Nación, Elías Robles Andrade, dijo que la intención es crear conciencia de la situación de los ecosistemas.

Refirió que se ha definido por parte de la Organización de Naciones Unidas el decenio de la restauración de los ecosistemas. “No es una efeméride menor y, de hecho, en el Museo Legislativo año con año no hemos dejado pasar la oportunidad para conmemorarlo como parte de nuestras actividades culturales permanentes”.

Indicó que aun cuando no hay actividades presenciales, en otras ediciones se llevaron a cabo programas culturales, como “Noche de Museos”, con invitados, talleres, actividades lúdicas para compartir la preocupación por cuidar nuestros ecosistemas y el medio ambiente.

Apuntó que han sido muchos los daños medioambientales por el modo de vida que llevan las sociedades contemporáneas, que han explotado y destruido los entornos. “Se dice que cada tres segundos el mundo pierde una superficie de bosque equivalente a un campo de futbol, y sólo en el último siglo se han perdido la mitad de los humedales, incluso también la mitad de los arrecifes de coral; y a este ritmo se cree que para el 2050 podría desaparecer hasta el 90 por ciento de ellos”.

Además, se tiene el problema del calentamiento global, algo bastante serio y, en este sentido, se agradece el trabajo y el activismo que han desempeñado Armienta y De Niz, cuya obra ha sido utilizada en programas educativos medioambientales en Europa del Este.

El documental, con coproducción de México-Bolivia, ha sido seleccionada en más de 90 festivales alrededor del mundo, con 18 premios y 11 nominaciones, como la “Cámara de Oro” de Kirguistán; el premio “Marcellino de Baggis” como mejor documental; prenominado a los premios “Fénix”, como mejor documental iberoamericano y ganó el premio “México Mira al Mundo”, como mejor documental del festival Pantalla de Cristal de la Ciudad de México.

Armienta Oikawa explicó que la idea del documental surgió cuando tuvieron conocimiento del Salar de Uyuni, ubicado en Bolivia. “Me puse a investigar y nos encantó todo lo que significa para el planeta el cambio climático y científicamente, pues existen todos los GPS de nosotros por ese lugar que está lleno de litio, tiene el 80 por ciento del litio de todo el mundo”.

Expresó que busca ser una herramienta para visibilizar esta problemática, “que es la más grave que tenemos como especie”; lamentablemente se ha reaccionado tarde en este aspecto.

Mencionó que en México se descubrió un salar al norte del país, “pero como que no lo tenían en la mente, porque hemos sido de los países más atrasados en cuestión de tomar decisiones para el cambio climático”, y había algunas investigaciones, pero estaban guardadas.

Señaló que la película apenas se incorporó a filminlatino, pero ya tiene seis años; “esperaba entrar a un streaming mucho antes para que la gente tuviera más tiempo de accionar y reaccionar”.

No obstante, expresó que el filme estuvo en programas de educación en República Checa y está en la biblioteca de la UNESCO para que presidentes y personas que toman decisiones en otros países acerca del cambio climático, puedan verla y tomar decisiones más informadas. “Quiere decir que lo que hacemos funciona y va a seguir funcionando para otras generaciones.”

Por su parte, Bernardo De Niz expresó que el activismo medioambiental, aunque aparentemente se dice que es importante, “siempre lo urgente le quita importancia” y se da más relevancia a la violencia, la economía, la pandemia, y sí son prioridades, “pero si no trabajamos esta situación nos va a alcanzar”.

Comentó que el documental no tiene solo un punto de vista, sino varias vertientes de información para que las personas puedan tomar sus decisiones y formarse su propia opinión.

Artículo anteriorAvanza cumplimiento de acuerdos con madres y padres de niñas y niños con cáncer
Artículo siguienteDetectan Marea Roja en costas istmeñas: SSO