VILLAHERMOSA, Tab.- Cumpliendo con la responsabilidad del Servicio Estatal de Administración de Bienes Asegurados, Abandonados o Decomisados del Estado de Tabasco, su directora María Victoria Zarrabal Rabelo, encabezó diversas reuniones de trabajo con el Ayuntamiento de Nacajuca y el Concejo Municipal de Macuspana para brindar la información debida en cuanto a los bienes en resguardo que posee cada administración municipal.

La alcaldesa de Nacajuca, Mireya Cerino Díaz acompañada del director de Tránsito municipal, José de la Cruz Ramón Magallanes; el director de Seguridad Pública, Víctor de la Cruz Rodríguez; Jorge Alberto Olán Alejo, secretario del Ayuntamiento y José de Lourdes de la Cruz Hernández, director administrativo, recibieron la capacitación por parte del SEABA, para el manejo correcto legal y administrativo de los bienes Asegurados, Abandonados o Decomisados.

Asimismo, este martes, Victoria Zarrabal y Manuel Dorantes, dialogaron sobre la importancia de los trámites de resguardo de los bienes asegurados con el Primer Concejal de Macuspana, Mauro Winzig Negrín así como con el director de administración municipal, Agustín Pascual Gil; el director de Tránsito, Juan Alberto Álvarez Santamaría; Juan Manuel Guillén García, director de Seguridad Pública; el contralor Gerardo Jesús Falcón Domínguez y Ángel Santamaría Pérez, secretario del Concejo Municipal.

De conformidad a la ley, se dejó claro que esta tarea es responsabilidad de la dependencia estatal que preside Victoria Zarrabal, por lo que se detalló que pasando 90 días, el Ayuntamiento debe entregar al SEABA los bienes que se encuentran bajo su resguardo, pero antes de hacerlo el municipio debe efectuar dos notificaciones a los propietarios para que se presenten a rescatar su bien.

Además, se les informó que la ley contempla un periodo de 30 días para que la persona recupere su vehículo y solo pague los días retenidos, de no ser así, el Ayuntamiento debe levantar un acta administrativa de abandono ciudadano sobre los bienes que tengan en resguardo, misma que la dependencia estatal ratifica en la declaratoria de abandono.

La funcionaria estatal, enfatizó que esta labor en conjunto beneficia a los gobiernos estatal y municipal, para el buen control y administración de los bienes en resguardo, así como coadyuva en una total transparencia en el manejo de los mismos.