Rafael Barajas “El Fisgón” imparte conferencia en la FUL 2021

Cultura

PACHUCA DE SOTO, Hgo. – La manipulación de la opinión pública a través de operaciones psicológicas en medios de comunicación y redes sociales digitales, han servido para mantener sistemas antipopulares, así lo expuso el reconocido caricaturista político Rafael Barajas “El Fisgón” al ofrecer la conferencia “El medio es el mensaje”, en la 34 Feria Universitaria del Libro (FUL) de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

El caricaturista de La Jornada, El Chamuco y Chamuco Tv, consieró que la estrategia para desarticular la manipulación de la opinión pública en los medios de comunicación masiva y en las redes sociales, es estar mejor preparados: “Buscar la verdad, informarnos, y entender cómo funcionan los consorcios de medios de comunicación y las redes sociales digitales”.

El autor del libro Cómo la hacen de Pemex planteó que los grupos que han ostentado el poder han buscado mecanismos para controlar a la población a partir de las ideas. “Con mucha facilidad, los valores de la ganancia se pueden imponer sobre los valores de la conciencia; cuando esto ocurre, la prensa se vacía de contenidos éticos y deja de ser un ejercicio de libertad de pensamiento, se convierte en una herramienta al servicio de intereses particulares”, refirió.

Con la llegada del internet y las redes sociales, la censura ha sido más complicada de ejercer, no obstante, se continúa imponiendo una agenda en defensa de los intereses.

Rafael Barajas refirió que se han sofisticado los mecanismos de manipulación de la opinión pública, pues hoy en día hay expertos que hacen operativos psicológicos para dar apoyo comunicacional a ciertos grupos. “Se hacen operaciones psicológicas que están dirigidas a la parte más inconsciente del cerebro, a los miedos y aspiraciones más irracionales de nuestra mente. No buscan que reflexionemos, sino que manipulan los sentimientos”, ahondó.

El cartonista citó que el miedo es la operación psicológica más vieja y eficaz cuando se usa desde el poder y los medios de comunicación. Esa herramienta fue usada por gobiernos fascistas durante la Segunda Guerra Mundial, pues el miedo paraliza e inhibe la protesta, además de que la invención de un enemigo común cohesiona a la sociedad. El siguiente paso es promover el odio, porque este divide y deshumaniza a la sociedad, lo que exacerba la violencia y permite reprimir a la población.

Las operaciones psicológicas y mediáticas, subrayó el escritor, han servido para mantener sistemas o echar abajo regímenes progresistas en el mundo, como el de Eliécer Gaitán en Colombia, Salvador Allende en Chile, Jacobo Árbenz en Guatemala, entre otros. Además, dichas herramientas se han usado para impedir el triunfo electoral de Cristina Kirchner,

en Argentina, para sacar del poder a Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula Da Silva en Brasil, así como para fomentar el golpe de Estado en contra de Evo Morales.

Las operaciones psicológicas se valen de técnicas, como la repetición masiva de un lema, pues, aunque sea mentira, la reproducción hace que la gente crea que se trata de una verdad. Otra técnica, dijo, es la construcción de realidades mediáticas, donde a partir de contenidos en noticieros y programas se crea un imaginario falso que es compartido por millones; otro ejemplo es la agenda que imponen los medios de comunicación, quienes definen qué tema es noticia y cuál no.

A ello se suma la censura, las “cortinas de humo” y la descontextualización de la noticia y tergiversación de la información, al tiempo que juega con las imágenes para distorsionar la realidad. “No se puede dejar de lado la propagación de rumores, la corrupción y la intimidación a periodistas que ejercen grupos de poder y de la delincuencia en el país”, expuso El Fisgón.

Con el auge de las redes sociales digitales, si bien se ha democratizado el periodismo, la información ha perdido credibilidad, pues se pueden propagar noticias falsas impunemente. La conferencia de El Fisgón se puede seguir a través de la liga: https://www.youtube.com/watch?v=lWX2oqaQYT0.