Quieren que alfiles de Mauricio Toledo también sean juzgados y condenados

Trabajadores y vecinos de la delegación Coyoacán desean que, así como la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México inició una carpeta de investigación y posterior solicitud de desafuero en contra del diputado y ex jefe delegacional en Coyoacán, Mauricio Toledo Gutiérrez, también ejerza acción penal para sancionar conforme a la ley a 7 ex funcionarios quienes lo ayudaron a enriquecerse ilícitamente y de paso se beneficiaron también de las corruptelas ejercidas.

Ramón Flores, Salvador Frausto, Fernando Covarrubias, Alejandro Orozco, Armando Jiménez, Rodrigo Méndez Arriaga y Ramón Gildardo Flores Ramírez son los nombres de los ex servidores públicos que ocuparon cargos directivos en la Delegación Coyoacán, que son señalados por trabajadores y vecinos por enriquecimiento ilícito y corrupción.

Los trabajadores que incluso fueron obligados a entregar diezmo a varios de los antes mencionados, afirman que esta es la mejor oportunidad que tiene la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México de acabar con la corrupción en la alcaldía de Coyoacán, porque entienden que por ser cercanos y ayudar a Toledo en sus corruptelas, en las investigaciones debieron quedar pruebas en contra de los mencionados.

Los denunciantes, quienes prefieren mantener el anonimato porque pueden ser víctimas de actos de violencia por parte de los antes mencionados, recordaron que Ramón Gildardo Flores Ramírez fue suspendido por la Contraloría General de la Ciudad de México por su presunta participación en actos de corrupción y abuso de autoridad, motivo por el que consideran, debe existir elementos par fincarle responsabilidades antes de que prescriban, si acaso por ley llegara a extinguirse su responsabilidad como funcionarios públicos.

Ramón Flores, ex concejal de Coyoacán, fue suspendido por la Contraloría General de la CDMX porque fue sorprendido al pedir dinero a trabajadores de ferias en la Alameda Sur, a quienes amenazaba con no dejarlos instalar juegos si no le cumplían.

Salvador Frausto fue el número 2 de la delegación e, incluso, estuvo propuesto para ser parte del Instituto de Transparencia de la CDMX, pese a las señalizaciones en su contra, como abuso de autoridad y corrupción porque desde su oficina como Director General Jurídico y de Gobierno, no se movía nada si no era con su permiso.

Fernando Covarrubias fue director de Concertación Social y director general de obras, cargos desde donde se benefició anteponiendo el nombre del político para el que trabajó, Mauricio Toledo, al que le entregaba partes del botín.

Armando Jiménez y Rodrigo Méndez Arriaga fueron suspendidos en sueldo y funciones por participar en el otorgamiento irregular de espacios en un deportivo, mientras Alejandro Orozco, quien fue director de Gobierno, ha sido señalado constantemente por vecinos y trabajadores de abuso de autoridad.