Hacer deducible la compra de medicamentos e insumos esenciales para la salud representaría un apoyo concreto para las finanzas personales de los mexicanos, aseguró la diputada federal del PRI, Marcela Guillermina Velasco González, al proponer reformar el artículo 151 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta.

“Adquirir medicamentos es una necesidad, no un lujo. El objetivo de la iniciativa es obtener beneficios fiscales; al proponer la deducibilidad de cualquier tipo de desembolso para comprar fármacos e insumos esenciales para la salud, se apoya la vida  del enfermo y el gasto familiar, cuando alguna institución pública del sector no pueda garantizar surtir la receta médica”, explicó.

Argumentó que los derechohabientes con diversos padecimientos que no han tenido problemas de contagio de Covid-19, durante seis meses, se han vuelto invisibles ante las autoridades sanitarias y han tenido que enfrentar solos sus problemas de salud.  Los hospitales y clínicas, para evitar contagios, cerraron servicios de atención y no garantizaron el abasto de medicamentos.

Con base en datos de 2019, de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), los mexicanos pagan, directamente de su bolsillo, un promedio de cuatro mil 388 pesos anuales para obtener medicinas, señaló.

La legisladora del Estado de México, explicó que a ello, habrá que sumar otros gastos por tratamientos y cirugías, pues se estima que en México se han cancelado y reprogramado en promedio 15 mil 315 cirugías por semana, desde el inicio de la emergencia sanitaria.

Por último, indicó que es momento de preguntar, ¿qué ha pasado con aquellos a quienes se les reprogramó una intervención en el quirófano y que aún no tienen una fecha para ser atendidos?, ¿cómo han paliado sus problemas de salud?, ¿hasta dónde les ha afectado el desabasto de medicamentos?