El desarrollo de una propuesta que haga uso de la tecnología ubicua para que la comunidad se vincule con el espacio arquitectónico ubicado en República de Uruguay 25, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, es uno de los objetivos del proyecto de alumnos de la Maestría en Diseño, Información y Comunicación (MADIC) de la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

El trabajo Uruguay 25: tecnología ubicua para la representación y apropiación simbólica del espacio, ideado por Carlos Guerrero Millán, Cristina Rivas Herrera y Pablo Sotres Castrejón, se presentó durante el Coloquio de Maestrantes de la 6ª generación de la MADIC, espacio que permite conocer el proceso de formación terminal de los alumnos y sus propuestas para la resolución de problemas con base en la investigación interdisciplinaria.

La investigación de carácter cualitativa busca recuperar la memoria colectiva del inmueble entregado en comodato a la UAM, donde se proyecta la creación de un centro cultural en el que se desarrollarán funciones sustantivas de docencia, investigación y difusión de la cultura.

Frente a los cambios del entorno social y el paisaje urbano, el abandono y la vulnerabilidad de los inmuebles de la zona, los alumnos se plantearon aproximar a las comunidades a través del uso de tecnologías ubicuas, es decir, de la inserción imperceptible de elementos tecnológicos al entorno cotidiano.

La hipótesis planteada por los alumnos sugiere que a través de la intervención de este tipo de tecnologías es posible vincular la memoria colectiva y crear lazos significativos entre el sitio y las comunidades locales, ya que ésta favorece la visibilización de fenómenos intangibles y la interacción de las personas con la información.

El proyecto se realizó en tres etapas: la exploración y entendimiento del entorno, es decir el espacio físico; el entendimiento del objeto que se relaciona con la memoria colectiva y, finalmente, el entendimiento de comunidades, es decir los habitantes o comerciantes de la zona.

Los estudiantes obtuvieron un mapa de informantes clave con los que han trabajado durante su investigación y a quienes han entrevistado para generar distintas soluciones y propuestas.

La metodología de trabajo de los alumnos está basada en estrategias e investigaciones del Área de Diseño de la Información, con un enfoque multidisciplinario que rescata herramientas de otras áreas como las etnografías y el mapeo.

El proyecto considera también a los habitantes antiguos, las actividades anteriores y los negocios de tradición, además de censar los movimientos diarios y las dinámicas cotidianas de la calle y sus comercios.

Mediante el uso de medios interactivos como escaparates digitales se pretende conocer las interacciones del público, la descripción de experiencias y las actividades colaborativas entre los usuarios.

Este prototipo ha sido probado en entornos controlados y aunque aún está en la etapa de perfeccionamiento de las interacciones para el producto final y la publicación del sitio web, se pretende que llegue al edificio del Centro Histórico.