Promueven la transformación de León hacia descarbonización

Estatal
  • Con el financiamiento del gobierno alemán, la iniciativa Coaliciones Urbanas Transformadoras, involucra a actores locales para definir una zona de trabajo donde puedan realizarse proyectos para mejorar la calidad del aire que afecta la salud humana, los ecosistemas y contribuye al calentamiento global
  • Expertos de WRI inician procesos de sensibilización para generar procesos de toma de conciencia y de acción entre la población ante la problemática que enfrenta la ciudad
  • En materia de calidad del aire, las normas de salud ambiental para material particulado (PM10 y PM2.5) en 2021 fueron superadas en León 76 días del año para PM10, seis para PM2.5

LEÓN, Gto.- Para combatir la mala calidad del aire que afecta la salud de sus habitantes, ecosistemas y contribuye al calentamiento global, la ciudad de León debe reducir sus emisiones contaminantes y de gases de efecto invernadero para avanzar su transformación hacia la descarbonización, llamaron especialistas del Instituto de Recursos Mundiales México (WRI, por sus siglas en inglés), que impulsan la implementación del proyecto Coaliciones Urbanas Transformadoras (TUC, por sus siglas en inglés), cuyo objetivo es mitigar el cambio climático, incrementar la resiliencia y reducir las desigualdades en las ciudades.

Este proyecto, es parte de la Iniciativa Climática Internacional (IKI) del Ministerio de Ambiente, Conservación y Seguridad Nuclear (BMU) del Gobierno Federal Alemán, e implementado en dos ciudades mexicanas, Naucalpan y León, con el apoyo técnico de WRI, organización técnica global que desarrolla soluciones prácticas para mejorar la calidad de vida de las personas y proteger el medio ambiente.

“El proyecto TUC busca mitigar el cambio climático, incrementar la resiliencia y reducir las desigualdades en León y el resto de las ciudades en las que opera. Estamos trabajando en la generación de estrategias y proyectos piloto que contribuyan a la descarbonización y regeneración urbana, mediante procesos de gobernanza participativa entre autoridades locales, organizaciones de la sociedad civil, miembros de la academia y del sector empresarial”, explicó Mariana Campos, gerente de TUC en México.

El proyecto, dividido en dos fases, cada una con duración de tres años con fecha de término en 2026, promueve proyectos estratégicos y de fortalecimiento de capacidades locales para generar iniciativas orientadas a la descarbonización, que permitan mitigar el cambio climático.

Para avanzar en este objetivo, en León se conformó un Laboratorio Urbano, que es un espacio de intercambio, participación y compromiso de diferentes actores que colaboran para desarrollar colectivamente soluciones a desafíos urbanos complejos y que se materialicen mediante proyectos piloto. Se han realizado tres sesiones donde han participado 40 personas, representantes de diversos sectores y organizaciones relevantes.

Durante la presentación de los análisis realizados para la ciudad por el equipo de WRI México, se mostró que en materia de calidad del aire, las normas de salud ambiental para material particulado (PM10 y PM2.5) en 2021 fueron superadas en León 76 días del año para PM10, seis para PM2.5, lo que no solo impacta negativamente la salud humana y los ecosistemas, sino que además contribuye al calentamiento global por sus propiedades de absorción de calor.

Estas emisiones contaminantes provienen principalmente de fuentes fósiles como la quema de combustibles y emisiones vehiculares, quemas agrícolas, las emisiones de comercios, la quema de basura a cielo abierto, residuos agrícolas y quema de combustible para la producción de ladrillo.

De acuerdo con la OMS (2022), la exposición a altas concentraciones de contaminantes atmosféricos es el principal riesgo ambiental, cuyos efectos se encuentran directamente relacionado con problemas de salud pública, daños a los ecosistemas y calentamiento global.

La toma de conciencia y el diseño de un plan de acción que pueda incluir el control de emisiones de fuentes móviles; la mejora de infraestructuras para facilitar la movilidad dentro de las ciudades; la implementación de programas para la reducción de emisiones vehiculares; de programas de arborización y áreas verdes, así como la recuperación o regeneración de espacios; son algunas estrategias que pueden contribuir a mejorar la calidad del aire de esta ciudad.

De acuerdo con el análisis de cambio climático, realizado por WRI, la ciudad de León enfrenta los efectos de un modelo urbano disperso que debe cambiar por uno que le permita transitar a la descarbonización y que a su vez garantice a la población el acceso a oportunidades económicas y servicios básicos.

Acordar una visión compartida por distintos sectores, definir una zona de trabajo, desarrollar e implementar proyectos piloto, con un enfoque de reducción de emisiones y de equidad es el objetivo del Laboratorio Urbano de León.

El día de ayer, el equipo de TUC México se reunió con representantes de los medios de comunicación local para presentarles el diagnóstico sobre la calidad del aire en León, los objetivos y metodología de trabajo de TUC y realizó una lluvia de ideas para explorar la posibilidad de que se involucren en el proceso de sensibilización a la población sobre los impactos de la contaminación del aire, para generar procesos de toma de conciencia y de acción ante la problemática.  Los asistentes hicieron un recorrido por las salas del Centro de Ciencias Explora, sede del evento, en donde con recursos interactivos y tecnológicos se presentan contenidos sobre cambio climático que están al alcance de los habitantes de la ciudad.