La Secretaria de la Función Pública, Dra. Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, señaló que, como parte del relanzamiento de esta Dependencia, la nueva ética pública de trabajo se basará en el mérito, la honestidad, la eficacia y la transparencia, así como en la austeridad, la inclusión y la no discriminación.

Durante la entrega de la edición 2018 del Premio Nacional de Administración Pública, la Secretaria Sandoval Ballesteros indicó que, en el Gobierno de México, que encabeza el Presidente Andrés Manuel López Obrador, se priorizará el profesionalismo de los servidores públicos como uno de los ejes para recuperar la confianza de la ciudadanía.

Por ello, dijo, se busca convertir al Premio Nacional de Administración Pública como el reconocimiento más importante en nuestro país a la innovación, a las mejores prácticas y al compromiso profesional de los servidores públicos federales.

Asimismo, la Doctora Sandoval Ballesteros subrayó que laborar en la administración pública “es igual a generosidad, entrega, talento, honestidad y, sobre todo, es igual a lucha. Y nuestro país es un lugar idóneo para que esas luchas florezcan y para que el mérito sea verdaderamente aplaudido y premiado”.

Por su parte la Mtra. Tania de la Paz Pérez Farca, Subsecretaría de Responsabilidades Administrativas y Contrataciones Públicas, expresó que en esta nueva etapa de la Función Pública se tiene como meta central transformar al servicio público, convirtiéndolo en uno más austero, más eficaz y más honesto que redignifique su labor ante la sociedad.

“Los servidores públicos estamos aquí para servir, la misma palabra lleva su significado. Y esto solo será posible con dedicación, profesionalismo y esfuerzo de todos los servidores públicos”, agregó.

En tanto, el Mtro. Francisco Varela Sandoval, Titular de la Unidad de Política de Recursos Humanos de la Administración Pública Federal, expresó que los servidores públicos reconocidos “dan prueba fiel de lo que muchos de nosotros traemos prendido en el corazón: que es la convicción de que el servicio público es una vocación, un llamado interno que nos motiva a trabajar para los demás”.

En ese sentido, invitó a que “trabajemos todos juntos, como una sola administración, para darle a México el servicio público que la ciudadanía y la realidad nos exigen.

En el evento estuvieron presentes el Dr. José Sarukhán Kermez, Coordinador Nacional de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad; el Mtro. Carlos Reta Martínez, Presidente del Consejo Directivo del Instituto Nacional de Administración Pública; y el Profesor Jesús Ernesto Moreno Morales, Director del Secretariado Técnico de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado, y el Mtro. Roberto Salcedo Aquino, Subsecretario de Control y Auditoría de la Gestión Pública de la Secretaría de la Función Pública.

Ganadores del Premio Nacional de Administración Pública 2018

Primer Grado: Francisco Javier Posadas Robledo, del Centro Nacional Para la Prevención y el Control del VIH y el SIDA. Por su proyecto de un modelo de vigilancia epidemiológica que permita comprender de mejor manera las tendencias de la epidemia del VIH y el SIDA a lo largo del tiempo.

Segundo Grado: Isaías Gonzalo Noguez Tinoco, de la Secretaría de Relaciones Exteriores. Por su proyecto para crear un Servicio y Atención Integral de México en el Exterior que coadyuvará a reconectar al gobierno con sus nacionales y con toda persona interesada en la economía, cultura e historia del país.

Tercer Grado: Gertrudis Cleotilde Arellano Molina, Ricardo Ríos Rodríguez, José Manuel Dávila Rosas, Diana Lahoz Gómez, Andrés Juárez Muñoz, de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Por su proyecto que establece mecanismos de alineación de incentivos que coadyuvan a conservar la biodiversidad y fortalecer la sustentabilidad alimentaria del país mediante la adecuación de instrumentos legales en la materia.

Cabe recordar que el Congreso de la Unión aprobó, hace casi cuatro décadas, la incorporación del Premio Nacional de Administración Pública en la Ley de Premios, Estímulos y Recompensas Civiles. Desde entonces, el Premio ha sido un mecanismo para incentivar a los servidores públicos que destacan por la elaboración de trabajos significativos para la mejora continua de la gestión pública y por proponer proyectos de beneficio social.