CULIACÁN, Sin.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) recibió dos aves de vida silvestre, rescatadas por particulares en diferentes sitios al identificar que se encontraban limitados para volar y estar a expensas de un posible accidente que pudiera provocar su muerte. Un ejemplar fue rescatado en el Municipio de Mazatlán y el segundo en el Municipio de Ahome, Sinaloa.
Personal de esta dependencia en el estado, constataron de que se trataban de una Aguililla gris (Buteo nitidus) y una lechuza de campanario (Tyto alba), mismas que fueron canalizadas con especialistas.
Los especialistas veterinarios encontraron que el aguililla gris presentaba una fractura en el ala izquierda, mientras que en el caso de la lechuza de campanario tenía golpes internos.
Por lo anterior, los expertos recomendaron que los ejemplares permanezcan en observación y valoración para que se recuperen y si sus condiciones físicas lo permiten sean liberados en su hábitat.
La Profepa exhorta a la ciudadanía a evitar las prácticas de captura y usar como mascotas estos ejemplares, debido a la peligrosidad y responsabilidades administrativas y penales a las que se pueden hacer acreedores a quienes incurran en actividades de tráfico, captura, posesión, transporte o acopio de este tipo de ejemplares de vida silvestre ya que pueden ser sancionados con uno a nueve años de prisión y entre 300 y 3,000 Unidades de Medida y Actualización como multa.

Artículo anteriorLa ratificación y entrada en vigor del T-MEC contribuirá a tener una región más competitiva y con mayor certidumbre: Luz María de la Mora
Artículo siguienteLa Secretaría de Cultura da conocer nombramientos en compañías y museos del INBAL