Close
Una manera distinta de leer...

Profepa realiza dos peritajes de identificación de aves y reptiles en el municipio de Arriaga, Chiapas

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), en coadyuvancia con la Agencia del Ministerio Público con sede en el municipio de Arriaga, Chiapas, realizó dos dictámenes periciales en materia de vida silvestre, para identificar ejemplares asegurados en diversos delitos.
De una primera carpeta de investigación, en la cual se desprende que dos presuntos responsables fueron interceptados por elementos de la Policía Federal en el Ejido La Polka, Municipio de Tonalá, Chiapas, con destino a Tuxtla Gutiérrez, transportando ocultos aves e iguanas al interior de las paredes de las puertas de un vehículo compacto, marca Chevrolet, tipo chevy, color guinda.
Los ejemplares venían confinados en 41 bolsas tipo malla de plástico, con poco espacio de movilización, sin contar con la documentación que acredite la legal procedencia de estos.
En el peritaje se observan aves, en su mayoría juveniles en malas condiciones físicas; 78 identificadas como pericos frente naranja (Aratinga canicularis), un loro frente blanca (Amazona albifrons), un loro nuca amarilla (Amazona auropalliata), sin sexar, todas con las alas recortadas y con notorio estado de deshidratación y desnutrición. Así como dos ejemplares de Iguana verde (Iguana iguana).
De una segunda carpeta de investigación, los presuntos responsables circulaban en la carretera de cuota Arriaga-Tuxtla Gutiérrez, transportando ocultos 19 pericos inmovilizados al interior de las paredes de las puertas del vehículo marca Chevrolet, tipo chevy, cubiertos con la tapicería y colgadas con alambre en bolsas de malla color verde, sin contar con la documentación que acredite la legal procedencia de los ejemplares.
En el peritaje realizado se observaron aves juveniles de los cuales 18 son pericos centroamericano (Aratinga strenua), sin sexar, todas con las alas recortadas y con el pico descalcificado, así como un loro frente blanca (Amazona albifrons) con las alas recortadas.
Con la finalidad de salvaguardar la vida e integridad física de los ejemplares de ambos casos, se les trasladó a la Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) Zoológico Regional “Miguel Álvarez del Toro”, ubicado en la Ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, en donde se les proporcionó una dieta adecuada y se les aplicó terapia de sostén por las condiciones en las que llegaron.
Cabe señalar que el perico frente naranja y el loro frente blanca se encuentran en la categoría de Sujetas a Protección Especial (Pr); el perico centroamericano se encuentra en la categoría de Amenazada (A) de acuerdo a la norma oficial mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010 y en el apéndice II de la CITES; en tanto que el loro nuca amarilla está catalogado En peligro de extinción (P) de acuerdo con la citada NOM y en el apéndice I de la CITES.
De acuerdo con las normas mexicanas ningún ejemplar correspondiente a la familia de psitácidae, cuya distribución natural es dentro del territorio nacional, pueden ser sujetos de aprovechamiento extractivo con fines de subsistencia o comerciales.
La venta, captura, posesión, transporte o acopio ilegal de este tipo de especies de psitácidos (pericos o loros de distribución nacional), podrían configurar delitos federales que puede ser sancionado con uno a nueve años de prisión y entre 300 y 3,000 Unidades de Medida y Actualización como multa, de acuerdo al Código Penal Federal.
La Profepa exhorta a la ciudadanía a no adquirir este tipo de ejemplares silvestres y a denunciar su venta ilegal.

scroll to top