En días recientes, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) emitió dos dictámenes periciales en materia de vida silvestre ante la Fiscalía General de la Nación (FGR) con sede en Tulancingo y Pachuca, Hidalgo, luego de la detención de dos personas en posesión y comercio ilícito de fauna silvestre.

Los primeros hechos sucedieron el 1 de mayo cuando personal de la Agencia de Seguridad Estatal sorprendió sobre la Carretera Federal México-Tuxpan, en Tulancingo, a una persona que ofrecía en venta dos aves de color verde con escaso plumaje. Al percatarse, la persona se dio a la fuga, pero los oficiales lograron detenerla y ponerla a disposición de la FGR.

La persona referida no exhibió documento alguno de los ejemplares que a simple vista eran unos loros, por lo que el Ministerio Público solicitó a la Profepa la identificación de los ejemplares. Se trata de dos polluelos de loro cariamarillo o loro cachetes amarillos (Amazona autumnalis), mismos que no contaban con legal procedencia conforme a la Ley General de Vida Silvestre.

Esta especie recientemente fue incluida en la MODIFICACIÓN del Anexo Normativo III, Lista de especies en riesgo de la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010 publicada el 14 de noviembre de 2019 en el Diario Oficial de la Federación, dentro de la categoría de riesgo Amenazada (A).

La segunda detención ocurrió el 4 de mayo en Mineral de la Reforma, Hidalgo, en donde elementos de la Agencia de Seguridad Estatal (vestidos de civil) efectuaron un recorrido por el estacionamiento de un centro comercial, donde encontraron a una persona del sexo masculino que les ofrecía aves en venta.

El vendedor mencionó que traía tres loros, sin documentos de las especies, por lo que los oficiales procedieron a su detención y puesta a disposición de la FGR con sede en Pachuca.

Derivado de lo anterior, la FGR solicitó a la Profepa el dictamen pericial correspondiente. Identificados como tres ejemplares de loros, dos polluelos son de la especie loro de cabeza amarilla (Amazona oratrix), el tercero de edad juvenil es de la especie de loro frente blanca (Amazona albifrons).

Ambas especies se encuentran protegidas conforme a la NOM-059-SEMARNAT-2010, el loro cabeza amarilla en la categoría de Peligro de extinción (P), y el loro frente blanca está Sujeto a Protección especial (Pr), por lo que su comercialización ilícita constituye un delito ambiental conforme al Código Penal Federal.

En relación con estos hechos la Profepa interpuso querella el 5 de mayo, solicitando la judicialización de ambos casos.

Los ejemplares de loros fueron dejados en depositaría en las instalaciones de una Asociación Civil para su guarda, custodia, así como la atención y valoración médica respectiva.