El presidente Andrés Manuel López Obrador explicó que las pensiones a adultos mayores de las comunidades indígenas se otorgan desde los 65 años debido a que envejecen pronto por su situación de pobreza y marginación, a diferencia de aquellos que viven en zonas urbanas.

En conferencia de prensa matutina recomendó a quienes cuestionan esta decisión, visitar las comunidades y comparar sus condiciones de vida.

“La justicia es darle más a quien tiene menos (…) Es doloroso cómo un adulto mayor de la ciudad, de 65 años, está mejor conservado que un indígena de 65 años porque trabajan, se mal alimentan, tienen que caminar kilómetros y sufren mucho. ¿Cómo no se les va a dar atención especial?”, enfatizó.

Lamentó que se piense que dar trato especial a los indígenas corresponde a una actitud racista.

“Es increíble que eso suceda en el país. Si darle atención preferente a los indígenas es racista, que me apunten en la lista”, expresó.

Dijo que a partir del neoliberalismo, avanzó el pensamiento conservador e inhumano, contrario al bien común y a la fraternidad, por lo que reiteró su compromiso de brindar atención preferente al desposeídos.

Reiteró que se elevará a rango constitucional el derecho de los adultos mayores a la pensión bimestral; quedará establecido en la ley que a los indígenas se les otorgará a partir de los 65 años y a los que habitan en las ciudades, desde los 68 años.

“Derecho universal. Es para ricos y pobres porque es al final una recompensa a quien trabajó durante mucho tiempo y merece al final de su vida, en el último tramo de su existencia, recibir un reconocimiento porque contribuyó al desarrollo de la nación”, remarcó.

Indicó que también se plasmará en la Constitución el derecho de niñas y niños pobres con discapacidad a recibir pensión.

Por primera vez, resaltó, se establecerá en la Carta Magna que todos los estudiantes de familias pobres puedan acceder a una beca para estudiar en todos los niveles de escolaridad, a partir de la reforma al artículo 4º constitucional que enviará al Poder Legislativo.

“Vamos a establecer que nunca el presupuesto destinado a las pensiones de adultos mayores, y a niñas y niños con discapacidad y el presupuesto para becas, sea menor a los anteriores en términos reales. Quiero que se discuta para que quede establecido en la Constitución, porque si elevamos a rango constitucional los derechos y no hay presupuesto, todo es pura demagogia”, acotó.

El mandatario destacó que gracias a las becas, creció la matrícula en el nivel medio superior, es decir, se inscribieron más alumnos. Además, disminuyó la deserción escolar en preparatoria y creció el número de estudiantes de escuelas privadas que solicitan su ingreso a escuelas públicas.

“Tenemos que atender a la gente humilde y pobre aunque estén en escuelas particulares. Empezamos con los que estén en escuelas públicas. Eso sí va a quedar en las leyes secundarias. Los que ya están recibiendo y no han terminado la carrera, seguirán recibiendo. En el caso de prescolar, primaria y secundaria, son todos los que están en pobreza extrema, media y pobres, empezando por los de mayor pobreza”, abundó.

“¿Para qué queremos enunciados, principios generales si no hay presupuesto? La iniciativa de reforma al artículo 4º llevará el añadido de que siempre se cuente con presupuesto, para que sea quien sea que gobierne, esté quien esté en el Congreso, por ley, por mandato constitucional, se tenga que garantizar la pensión, que sea un derecho conquistado para que no lo puedan quitar en el futuro”, añadió.

El presidente celebró que la mayoría del pueblo respalda las acciones del gobierno y envió otro consejo a los miembros de la oposición.

“Que se serenen. Ya va a llegar el día en que los mexicanos sin el uso de la fuerza van a decidir en elecciones limpias o libres si quieren que continúe en la presidencia o que renuncie porque yo no voy a estar aquí sin respaldo ciudadano (…) no les funcionan sus estrategias, están cada vez más exaltados y haciendo el ridículo; están desquiciados. Reorganicen su oposición”, comentó.

Luego de encabezar la reunión con el Gabinete de Seguridad, el presidente inició la semana presentando los reportes de los precios de los combustibles y de los avances de la construcción de la refinería Dos Bocas y del aeropuerto ‘General Felipe Ángeles’.

Anunció que la Fiscalía General de la República le ha informado que entregará 260 millones de pesos en joyas para subastarlas a través del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado. Lo recaudado se destinará al camino de La Yesca en Nayarit y comunidades huicholes.

Refirió que el crecimiento económico no es el único indicador para medir el bienestar de un pueblo. Comentó que, aunque este año se registró poco crecimiento, hay más distribución del ingreso, ha aumentado el salario mínimo de los trabajadores y mejoró el consumo de los sectores populares.