El presidente Andrés Manuel López Obrador se comprometió a revisar la situación de los 54 centros de salud y hospitales que la administración federal anterior heredó inconclusos en Oaxaca.

“Tenemos que atender eso”, subrayó el mandatario de visita en el Hospital Rural Matías Romero de esta entidad donde este sábado continúa la gira de trabajo para supervisar los 80 hospitales rurales del programa IMSS Bienestar, el cual dijo al personal de la salud que no desaparecerá sino que será fortalecido.

Acompañado del Gabinete de Salud, el mandatario explicó que recorrerá las unidades médicas en zonas apartadas de la capital para tener más clara la situación del sector salud porque “tenemos el compromiso de mejorar los servicios”.

“Es un asunto muy importante por el humanismo que encierra esta acción; debemos garantizar el derecho a la salud. Ya está contemplado en el artículo 4º de la Constitución”, enfatizó.

Anunció la creación del Instituto de Salud para el Bienestar que operará de manera normativa y procurará la eliminación del cuadro básico y la suficiencia de medicamentos en centros de salud y hospitales.

Reiteró que no se someterá a la corrupción en compras de medicinas e incluso para que no sea condicionada la venta, planteó que es posible comprarlas en el extranjero o crear una distribuidora.

Detalló que el instituto se asegurará de que siempre haya médicos y enfermeros; asimismo, se les pagarán mejores sueldos a los especialistas que trabajen en regiones apartadas.

Optimizar la infraestructura de salud con mantenimiento o ampliaciones, es otro de los ejes de acción, mientras que el cuarto objetivo es regularizar a enfermeros, médicos y trabajadores del sector salud antes de salir de la presidencia.

“Ya estamos iniciando la transformación. Tenemos claro qué es lo que debe de hacerse: acabar con la corrupción y la impunidad, si lo hacemos, contaremos con los recursos y no hará falta endeudar al país” u orquestar gasolinazos, planteó el mandatario.

En el Hospital Rural Matías Romero, se atiende a 12 mil 817 beneficiarios y como zona de servicios médicos a 315 mil 529 personas, principalmente indígenas de las etnias Mixe, Mixteco, Zapoteco, Mazateco, Chinanteco, Cuicateco, Huave, Zoque y Chontal.

En cuanto a los ‘Programas Integrales de Bienestar’, informó los avances en la entrega de becas en Oaxaca, donde la meta es beneficiar a 16 mil 335 estudiantes universitarios de escasos recursos; de éstos, 14 mil 772, es decir, el 90%, ya reciben apoyos mensuales por 2 mil 400 pesos.

El presidente se comprometió a visitar constantemente Oaxaca, entidad afectada por los sismos de 2017 y 2018, donde ya se han destinado recursos a la reconstrucción.

Añadió que el programa del Istmo de Tehuantepec es “el mejor proyecto de todos” ya que involucra la ampliación y modernización de los puertos de Coatzacoalcos hasta Salina Cruz; de carreteras y vías del tren, así como de las refinerías de Minatitlán y Salina Cruz.

Afirmó que será un medio de comunicación estratégico con los países de Asia y la costa este de Estados Unidos.

“Van a formarse parques industriales, lo estamos haciendo de manera ordenada, procurando no afectar sino beneficiar a las comunidades; queremos que haya trabajo en el Istmo”, puntualizó.

El jefe del Ejecutivo resaltó que se terminó de liquidar lo que se le debía a las empresas contratadas para construir el aeropuerto en Texcoco.

“Se pagó esa deuda y nos liberamos de un problema, porque ese aeropuerto que querían hacer significaba cerrar el actual aeropuerto de la Ciudad de México y el aeropuerto militar de Santa Lucía.

Ayer se liquidó e iniciaremos la construcción del nuevo aeropuerto en Santa Lucía ‘General Felipe Ángeles’, que nos costará alrededor de 80 mil millones de pesos y nos ahorraremos 100 mil millones de pesos. Lo construiremos en tierra firme y no tendremos ningún problema”, explicó.

Añadió que ayer se entregaron contratos a las empresas que participarán en la construcción de la refinería de Dos Bocas, Paraíso, Tabasco.