De acuerdo con los conteos realizados por el gobierno capitalino, se estimaba que en 2017, había 4,300 personas en condición de calle en la Ciudad de México, actualmente se ha reducido a no más de 2,000 individuos, refirió Almudena Ocejo, Secretaria de Inclusión y Bienestar Social de la Ciudad de México (Sibiso), durante su participación en el Webinar “Atención de personas en situación de calle ante la contingencia sanitaria por COVID-19 en la Ciudad de México”, organizado por el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol).La funcionaria capitalina, informó las diversas acciones que la Sibiso contempla en sus programas de asistencia social frente al COVID-19, y puntualizó que las intervenciones con personas en situación de calle tienen que empezar por atender la problemática de cada persona y trabajar desde la empatía y el respeto a sus derechos humanos.

“La heterogeneidad de las personas en estas circunstancias es grande, por lo que se debe abordar esta asistencia social de manera muy diversa y esto es, dejar de lado nuestra perspectiva individual para incorporar la perspectiva de estas personas con la finalidad de mirar de manera efectiva e integral esta problemática”, expuso.

Además, externó que la meta final es resolver la situación de cada una de estas personas, “estableciendo un servicio terapéutico que aborde sus pérdidas tanto materiales como psicológicas, y que recuperen su confianza tan quebrantada a causa de maltratos vividos”.

Refirió que los vínculos de colaboración que se tienen entre sociedad civil y gobierno se fortalecen con la suma de esfuerzos de parte de estos actores, tal es el caso de las instituciones gubernamentales y organizaciones civiles, que se encuentran atendiendo la problemática de uno de los sectores más vulnerables, que es el de las personas que se encuentran en situación de calle.

En su intervención, Bertha Bocanegra, Directora de Procesos Educativos de Édnica, IAP., indicó que más allá del asistencialismo, “consideramos prioritario atender esta problemática desde la salud ya que implica que haya una alimentación adecuada, y se generen condiciones alimentarias saludables”.

“La situación de calle atañe a los niños y adolescentes que se encuentren viviendo y trabajando en la vía pública, por lo cual nuestra pretensión mayor hacia este sector es que dejen de vivir en la calle, ya que consideramos que esta condición no es intrínseca a la persona, sino transitoria”.

En este sentido, Bocanegra mencionó que es indispensable la generación de alternativas laborales formales y permanentes, para programas de acceso a la vivienda digna en coordinación de organismos gubernamentales y de organizaciones de la sociedad civil, reconociendo sus trayectorias institucionales.

“Quienes desde la sociedad civil desempeñan estas acciones de asistencia social y educativa, urgimos de especialistas que brinden de servicios especializados a la diversa población con necesidades específicas”.

Compartimos link de acceso al Webinar

https://www.youtube.com/watch?v=X_Z0QcKyA6s