El subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas Rodríguez –acompañado de la secretaria general del Consejo Nacional de Población (Conapo), Gabriela Rodríguez Ramírez–, encabezó la presentación de la campaña de la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (Enapea) ‘¡Yo decido!’ y ‘¡Yo exijo respeto!’, que este 2021 se enfoca principalmente a la población que se desarrolla en entornos rurales e indígenas.

En la sede del conjunto Bucareli, el subsecretario subrayó que se busca promover los derechos sexuales y reproductivos de niñas, niños y adolescentes, en especial, a una educación integral de sexualidad, a decidir sobre su cuerpo y a una vida libre de violencia.

Precisó que la campaña está dirigida a niñas y adolescentes indígenas y afromexicanas, a fin de postergar la edad de la maternidad y de la paternidad, así como erradicar la maternidad infantil.

El subsecretario alertó sobre los datos del embarazo en niñas, pues según datos del Consejo Nacional de Población (Conapo), todos los días nacen más de mil bebés de niñas y adolescentes; en 2020 se registraron 373 mil 661 nacimientos de madres menores de 18 años, de los cuales 8 mil 876 son de niñas entre los 12 y 14 años.

Asimismo, dijo que el Registro Nacional de Población (Renapo) señala que 4 de cada 100 nacimientos son de niñas madres menores de 17 años y eso repercute en defunciones por complicaciones en el embarazo, parto o puerperio en adolescentes de 15 a 17 años, y que ocupa el sexto lugar de las causas de muerte de este sector de la sociedad.

Por lo cual destacó que la campaña es un instrumento oportuno para que repercuta y ayude a construir una nueva cultura de respeto para recuperar la paz y la dignidad en los hogares mexicanos.

En su intervención, la secretaria general del Conapo, Gabriela Rodríguez Ramírez, refrendó campaña de la Enapea ‘¡Yo decido!’ tiene como objetivo promover la autonomía, y los derechos sexuales y reproductivos de las adolescencias y juventudes e impulsar un cambio cultural en la Educación Integral en Sexualidad (EIS).

Además, fomentar la responsabilidad del varón en la prevención del embarazo adolescente, prevenir el consumo de bebidas alcohólicas y otras sustancias durante las prácticas sexuales, así como promover el uso de la doble protección para garantizar que las y los adolescentes ejerzan su sexualidad de manera libre, responsable, informada, placentera y segura.

En tanto, ‘¡Yo exijo respeto!’ hace un llamado a madres, padres y personas cuidadoras a visibilizar el delito de la violencia sexual hacia niñas y adolescentes, que en muchas ocasiones ocurre en entornos aparentemente seguros como el hogar o la escuela, y puede derivar en casos de embarazos infantiles. Estos embarazos también pueden ser producto de las uniones tempranas o el matrimonio infantil.  Su mensaje principal es escuchar sus voces cuando son violentadas, protegerlas y denunciar al 9-1-1.

En su intervención, la secretaria ejecutiva del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), Patricia Estela Uribe Zuñiga –quien asistió en representación de la presidenta del organismo, Nadine Gasman Zylbermann–, señaló que el embarazo adolescente y la violencia sexual son problemáticas que se deben atender desde múltiples perspectivas y en distintos niveles.

Por eso, desde el Inmujeres se ha colocado al más alto nivel esta problemática en el Proigualdad 2020-2024, para alcanzar la meta de disminuir los embarazos en adolescentes y erradicarlos en niñas.

Asimismo, se creó el Fondo para el Bienestar y el Avance de las Mujeres (Fobam), con el que desde 2019 se realizan proyectos con los estados de la República para trabajar desde el territorio en las desigualdades que ocasionan problemáticas como el embarazo adolescente que trunca proyectos de vida en las y los jóvenes, con una inversión de casi 88 millones de pesos en 2021.

Por su parte, el oficial nacional de Programas de Población, Desarrollo y Juventud del Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa) en México, mencionó que, en el país cada año ocurren alrededor de 10 mil embarazos en niñas menores de 15 años, los cuales se relacionan con abuso sexual y violencia.

Además, las niñas y adolescentes indígenas se encuentran en condiciones de mayor vulnerabilidad, lo cual impide el ejercicio de sus derechos humanos.

Cabe señalar que las campañas de la Enapea cuentan con herramientas de información sobre educación integral en sexualidad, el micrositio https://enapea.segob.gob.mx/, el cuaderno ¡yo decido!, la línea de atención telefónica y chat ¡Yo decido! 800 624 64 64, y los servicios de consejería y dotación de métodos anticonceptivos se siguen proporcionando como acción prioritaria en las más de 2 mil 960 servicios amigables.

Desde su implementación en 2015, la Enapea lleva a cabo acciones interinstitucionales coordinadas con políticas y planes nacionales, estatales y municipales, para contribuir a la disminución del embarazo en adolescentes y la erradicación del embarazo en niñas, y atender sus causas y determinantes económicos, sociales y culturales.

La tasa de fecundidad en las adolescentes de 15 a 19 años en 2015 fue de 74.3 nacimientos por cada mil adolescentes, mientras que para 2021 se observa un ligero descenso al encontrarse en 67.7 hijas(os) nacidas(os) vivas(os) por mil adolescentes.

Los cambios en la Enapea vienen a fortalecer la educación sexual de niñas, niños, adolescentes y jóvenes, ya que en el último año se registraron 8 mil 876 nacimientos de menores de 14 años producto de matrimonios arreglados, pobreza extrema y la violencia sexual.

El 98 por ciento de estos nacimientos fueron de madres de entre 13 y 14 años, un fenómeno que es más frecuente en Chiapas, Tabasco, Coahuila y Guerrero.

Se observa en los datos de la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (Enadid-2018), que las entidades con mayores porcentajes de adolescentes que usaron métodos anticonceptivos en esa primera relación sexual fueron: la Ciudad de México (76.8 por ciento), el Estado de México (76.2 por ciento) y Sonora (72.9 por ciento), mientras que Chiapas (31.7 por ciento), Guerrero (43.2 por ciento) y Oaxaca (44.7 por ciento) presentaron los menores porcentajes.

En cuanto a los Derechos Sexuales y Reproductivos (DSR) de la población por la pandemia y el temor al contagio se registró un descenso en la demanda de servicios de salud reproductiva.

De acuerdo con estimaciones de la Secretaría General del Conapo, considerando una alternativa pesimista con la necesidad insatisfecha de anticoncepción (NIA) de las adolescentes incrementando en 30 por ciento, se podrían llegar a sumar 28 mil 772 nacimientos no intencionales adicionales entre madres adolescentes entre 2020 y 2021.

Asistieron al lanzamiento de la campaña, entre otros, el subsecretario de Educación Media Superior de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Juan Pablo Arroyo Ortiz, así como la representante de la Red de Jóvenes Indígenas de América Latina y el Caribe, Jessica Vega Ortega.

Artículo anteriorParidad de género, compromiso ético y político del Congreso de la Unión: Martha Lucía Micher
Artículo siguiente#FILEM 2021 está dedicada a la poesía y el trabajo de los poetas de México