Legisladoras y legisladores de los diversos grupos parlamentarios de oposición en la Cámara de Diputados, preparan un reajuste de entre el 8 y 9 por ciento a la propuesta de Presupuesto de Egresos presentada por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador a través de la Secretaría de Hacienda, y se plantea que el dinero destinado a Pemex y la Comisión Federal de Electricidad, sean reorientados a: Salud; Educación; género; apoyos al campo; seguridad y reactivación económica, adelantó Antonio Ortega Martínez, secretario de la Comisión de Hacienda e integrante del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática.

En este sentido, Ortega externó su confianza en que el Gobierno federal acceda a “achicar” a Pemex y conceder una reconversión en el reglamento y la regulación con respecto a la generación de energías limpias, de modo que ambas empresas del Estado mexicano compitan en igualdad de condiciones con otras firmas nacionales y extranjeras.

“Varios partidos de oposición, estamos haciendo un esfuerzo serio para reajustar la propuesta de presupuesto. Pensamos que podemos hacer una modificación de alrededor del 8-9 por ciento de los más de seis billones 295 mil 736 millones de pesos del presupuesto que se nos presentó”. “Creo –agregó- que si tenemos éxito y logramos convencer a diputados de Morena, del PT y de la coalición como pensamos, existen posibilidades de realizar un ajuste importante al presupuesto presentado”.

En el Programa “Parlamento En Vivo” producido por el área de Comunicación Social del Congreso, se hizo un análisis del Segundo Informe de Gobierno de AMLO en torno a la “Gobernanza y la Economía” y, en este marco, Ortega Martínez explicó que se ha mostrado mucha incapacidad. “Existe desconfianza, incredulidad y bajo este escenario, no veremos soluciones a la grave situación económica del país”, advirtió.

“No hay el reconocimiento de 12 millones de empleos informales y 1.2 millones de empleos formales que se perdieron; 200 mil unidades económicas cerradas y muchas otras anunciando el riesgo. No se reconoce la realidad de lo que está pasando en el país y –repetimos- hay un Informe prácticamente inercial. ‘¡No hay crisis para nosotros!’ Por eso al Presidente vino como ‘anillo al dedo’ la crisis sanitaria, de modo que para él  toda la responsabilidad y la culpa es de la crisis sanitaria”.

Habría que recordar –afirmó- que la caída del PIB estaba en tendencia permanente mucho antes de la crisis sanitaria, lo que nos habla de incapacidad, de errores graves que no se quieren corregir. Y aunado a esto, -fustigó- tenemos en puerta un presupuesto inercial con crisis o sin ella, donde el Gobierno ha dicho: “Vamos a hacer lo mismo, austeridad, recortes, menos gastos, menos atención a los problemas de la gente”.

“La gente sabe que, sin empleo, sin salarios ni certeza en la generación de empresas, el país no va a poder avanzar”, destacó el perredista por lo que ante estas condiciones –dijo- es que las y los legisladores de oposición preparan una contrapropuesta para reorientar los recursos del 2021 de manera que se puedan garantizar la gobernanza y la estabilidad.

“Cuando hablamos de gobernanza, estamos diciendo que el gobierno está obligado a generar oportunidades para que todos participen… Quizás el acierto fundamental del Presidente es el combate a la corrupción (que no ha sido lo suficientemente claro, legal y eficaz) y su principal error, es que está polarizando innecesariamente a la sociedad; está quebrando económicamente al país y lo está conduciendo a una crisis de la que habrá consecuencias muy serias en los próximos años”.

“Ya se dijo – agregó – que Pemex perdió el año pasado, 606 mil millones de pesos; que la CFE perdió 273 mil millones de pesos; que hay juicios en tribunales internacionales y locales de empresas afectadas por la nueva regulación en materia de energías limpias, pues el reclamo es que el gobierno privilegia a Pemex y a la CFE, y se requiere certeza. Lo más seguro –citó- es que esos pleitos de carácter jurídico, los vayan a ganar”.

Por tanto, anotó Antonio Ortega, “se calcula que el gobierno puede perder alrededor de 700 mil millones de pesos en estos juicios. Lo que se requiere es reconocer que Pemex ¡está quebrada! Que no es posible seguir metiendo dinero bueno a un barril sin fondo; achicarlo; reducir los ingresos dedicados a generar una refinería como Dos Bocas que es dinero francamente perdido”.

“Quizás la relación más tensa, el signo más desalentador y peligroso en este momento, añadió, es la baja de la inversión privada en infraestructura que cayó casi 40 por ciento respecto al año pasado. Es un desplome histórico, y tiene que ver con la desconfianza. Ningún país en el mundo podrá resolver sus problemas si no lo hace con la participación de los ciudadanos, en todas las áreas”.

Si quienes generan inversión para infraestructura privada nacional y extranjera no ven reglas claras; un gobierno que dé certidumbre ¡pues evidentemente no van a invertir! Y en la medida en que eso no suceda, el país no crecerá.

De tal modo, concluyó, que un gobierno que no logre incorporar al sector empresarial a la toma de decisiones, a la conducción del país en el terreno económico, sin duda va al fracaso. Esperamos que Morena y sus aliados en la Cámara de Diputados asuman su responsabilidad y acepten estos ajustes que les presentaremos, remató.