En su intervención en la inauguración de la Cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, el titular de la ONU agradeció el compromiso de la ASEAN con Myanmar para intentar resolver la cuestión. También advirtió que nos enfrentamos a tiempos tensos y turbulentos en todo el mundo y abogó por el multilateralismo para resolver los problemas globales.

El Secretario General de la ONU participó este domingo en la apertura de la Cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático con la que aseguró que “las Naciones Unidas continuarán trabajando en áreas claves de los derechos humanos, como la libertad de expresión, el derecho a un medio ambiente saludable y en lograr un enfoque integral de los derechos humanos”.

António Guterres también dijo “esperar con interés” los esfuerzos adicionales de esta asociación, más conocida como ASEAN, para profundizar la confianza en la región hacia la paz sostenible, la seguridad y la desnuclearización completa y verificable de la península de Corea.

El aumento de la desigualdad es un peligro en todas partes.

Con respecto a la paz, se mostró “profundamente preocupado” por la situación en Myanmar, incluido el estado de Rakhine, y la difícil situación del gran número de refugiados que aún viven en condiciones difíciles.

“Por supuesto, sigue siendo responsabilidad de Myanmar abordar las causas profundas y garantizar un entorno para la repatriación segura, voluntaria, digna y sostenible de los refugiados al Estado de Rakhine, de conformidad con las normas y estándares internacionales”, agregó.

Pero, además, deben seguirse las recomendaciones de la Comisión Asesora sobre el Estado de Rakhine, entre ellas facilitar el diálogo con los refugiados, garantizar que los actores humanitarios tengan acceso pleno y sin restricciones a las áreas de retorno, así como a las comunidades necesitadas, establecer proyectos de impacto rápido enfocados en medios de vida, infraestructura, servicios básicos y protección y permitir una solución rápida para los desplazados internos en el país”.

En ese sentido, agradeció el reciente compromiso de la ASEAN con Myanmar y alentó sus continuos esfuerzos.

Desigualdad e incertidumbre

Guterres habló después “los tiempos tensos y turbulentos” a los que nos enfrentamos en todo el mundo.

“El aumento de la desigualdad es un peligro en todas partes. Las tensiones comerciales y tecnológicas están aumentando. Las previsiones de crecimiento se están revisando a la baja. La inquietud y la incertidumbre están subiendo. Este es un fenómeno global. Ninguna región es inmune”, aseguró.

También recordó el temor que expresó recientemente ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, sobre la posibilidad de lo que denomina la Gran Fractura, una división del mundo en dos bloques cada uno con su propia moneda, sus propias reglas financieras y comerciales, sus propias capacidades de internet e inteligencia artificial, y sus propias estrategias geopolíticas y militares.

La Agenda 2030 es nuestro proyecto compartido para una globalización justa.

“Debemos hacer todo lo posible para evitar esta Gran Fractura y mantener un sistema universal con una economía universal y con un respeto universal por el derecho internacional, así como mantener un mundo multipolar con instituciones multilaterales fuertes”, declaró.

Desarrollo sostenible

Después comentó que el fuerte desarrollo económico en los países de la ASEAN ha mejorado la vida y ha sacado a millones de la pobreza. Pero añadió que es importante reconocer que todavía hay personas que se han quedado marginadas.

“La Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible es nuestro proyecto compartido para una globalización justa”, dijo para inmediatamente destacar que, sin embargo, el mundo está muy lejos de cumplir los 17 objetivos marcados en esa Agenda, entre los que figuran acabar con el hambre y la pobreza, y combatir el cambio climático.

Con respecto al calentamiento global, advirtió que la región será una de las más afectadas debido a la subida de las aguas que causará este fenómeno al tiempo que expresó su preocupación por que varios países de la región tienen proyectos para construir centrales eléctricas alimentadas por carbón, que exacerba el cambio climático.

En una rueda de prensa posterior, destacó el hecho de que Singapur haya decidido poner impuestos al carbón y dijo que esta medida es esencial para frenar el calentamiento global.