Con el propósito de ofrecer contención y orientación jurídica para presentar las denuncias ante las instancias de gobierno correspondientes, orientación psicológica y tratamiento en caso de ser necesario, el Partido de la Revolución Democrática (PRD)  elaboró un protocolo de atención a las mujeres víctimas de violencia.

La Dirigente Nacional Karen Quiroga Anguiano precisó que este protocolo nace como respuesta al incremento de violencia familiar y contra la mujer que se ha visto en los últimos meses, particularmente en las dos últimas semanas donde se reporta un aumento de denuncias y detenidos, para ello nos coordinamos con la asociación Movimiento de Unidad, Justicia, Equidad y Respeto (M.U.J.E.R) como muestra de que la sociedad civil tiene mucho que aportar para resolver problemas en los que la autoridad puede verse rebasada.

“Decidimos presentar este protocolo ahora que durante el confinamiento muchas mujeres  conviven con su agresor, lo que está generando un incremento de la violencia de género puesto que es sabido que el principal lugar donde ocurre este tipo de violencia es su propia casa”, señaló.

En ese sentido, recordó que de acuerdo con la Red Nacional de Refugios, durante el inicio del confinamiento se reportaron 100 llamadas y 250 mensajes de texto diario por violencia de género, sin embargo ninguna ha solicitado traslado a los refugios. Ante el temor de que la violencia aumente, es fundamental implementar un programa para proteger aquellas mujeres que están en riesgo.

En tanto en Ciudad, la Fiscalía General reportó que el número de detenidos por violencia familiar creció siete por ciento.

Al referirse a las características del protocolo, explicó que desde el momento en que  se reciba una llamada se activará la alerta de género, una vez identificado el problema un equipo de abogados del PRD y M.U.J.E.R estarán en alerta máxima para atender a la víctima; posteriormente se brindará orientación para identificar el tipo de violencia y sugerir las medidas urgentes de protección que sean necesarias.

En una segunda etapa se definirá el tipo de asesoría que se le va a brindar a la persona, tanto en el aspecto jurídico como el psicológico, siempre del lado de la víctima con un lenguaje claro, sencillo y accesible, pues sabemos que se trata de un tema sensible.

Añadió que durante la tercera etapa se brindará atención psicológica y jurídica para llevar a cabo el proceso o en su caso, el seguimiento de la carpeta de investigación sin que exista una revictimización o coacción  por parte de las autoridades correspondientes.

En entrevista, Quiroga Anguiano informó que los tipos de violencia que se están tomando en consideración para brindar  las asesorías son: institucional, económica, laboral,  emocional, obstétrica, sexual, digital, física, feminicida y  política.

Dijo que la orientación se otorgará cuando se identifique si la persona que llama es víctima de violencia de género a través de conductas como la celotipia, insultos, devaluaciones, chistes sexuales u obscenos, comentarios o bromas acerca de la vida privada o las supuestas actividades sexuales, toma o difusión de fotografías y videos de carácter sexual sin el consentimiento de la persona, invitaciones, llamadas telefónicas o mensajes electrónicos indeseables y persistentes, seguir a una persona, amenazas, tratos o comentarios discriminatorios.

Además, se considerarán los gestos ofensivos con las manos o el cuerpo; contactos físicos indeseados como tocamientos, insinuaciones u observaciones marcadamente sexuales, violación, pedir favores sexuales a cambio de un beneficio, cualquier tipo de trato preferencial, amenazar a una persona de causarle algún daño, bajarla de puesto o cuestiones similares si no se mantiene un contacto sexual, entre otros.

La  dirigente perredista recordó que la violencia de género se distingue de otros tipos de violencia, ya que ésta afecta a las personas o a los grupos de personas con base en su sexo o género y puede incluir daños físicos, sexuales, psicológicos, patrimoniales, económicos o de cualquier otra índole.

“Es una forma de discriminación que inhibe gravemente la capacidad de la mujer de gozar de derechos y libertades que implica una violación a los derechos humanos y es indispensable que exista un mecanismo de apoyo para las niñas, las jóvenes y las mujeres. Por ello, lo pondremos a disposición de los gobiernos que deseen brindar atención efectiva a las mujeres que viven este problema”, subrayó.

M.U.J.E.R. es una asociación que cuenta con un equipo multidisciplinario de abogados, sicólogos y sexólogos que brinda asesoría, orientación y acompañamiento a las mujeres en todo el proceso relacionado con una denuncia o queja de violencia.