El diputado José Guadalupe Aguilera Rojas (PRD) afirmó que crear un nuevo sistema de infraestructura de la calidad es uno de los pasos más importantes para que un país en desarrollo como México, pueda transitar hacia una economía más próspera y garantizar derechos, bienes y servicios básicos fundamentales como la salud, la seguridad y el bienestar.

En ese sentido, en un comunicado subrayó que su bancada votará a favor de expedir la Ley de Infraestructura de la Calidad, a fin de incentivar el intercambio de bienes, procesos productos y servicios en el contexto internacional, de manera ágil y eliminando barreras innecesarias e injustificadas al comercio.

Así lo indicó en tribuna, al fijar la postura de su bancada durante la discusión de la minuta del Senado de la República que expide la Ley de Infraestructura de la Calidad y abroga la Ley Federal sobre Metrología y Normalización, en la sesión presencial del periodo extraordinario.

“La propuesta responde a las nuevas exigencias de carácter internacional al estar alineada a uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, contemplados en la agenda 2030 de la ONU, de manera que guarda relación con las recomendaciones y buenas prácticas en materia de desarrollo industrial sostenible e inclusivo”, señaló.

Subrayó que el nuevo sistema de infraestructura de la calidad aspira a convertirse en una herramienta eficaz para la definición, desarrollo y verificación de los requisitos de calidad de bienes, productos, procesos y servicios.

Asimismo, aspira a ser un catalizador para la competitividad y el acceso al mercado global de los bienes, procesos, productos y servicios mexicanos, propiciando su oferta y demanda, lo que se traducirá en el incremento y fortalecimiento de negocios en favor de la economía, contribuyendo a satisfacer los requerimientos de los mercados de exportación.

También, apuntó el diputado perredista, busca generar un cambio de perspectiva respecto al cumplimiento de las normas oficiales mexicanas por parte de las autoridades, organismos de tercera parte y el sector industrial , para que la calidad sea un aspecto inherente y central para todos los bienes, productos y servicios.

Enfatizó que el nuevo Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) no es la panacea para resolver la crisis económica, pero sí constituye una herramienta efectiva de transferencia de conocimientos en igualdad de circunstancias con nuestros mayores socios comerciales.

“Dada la relevancia y complejidad de las relaciones comerciales a nivel internacional, es inadmisible esgrimir posturas que escatimen el apoyo en ese sentido. El PRD votará a favor de la minuta, dado que contribuirá en la superación de la crisis sanitaria y económica que enfrentamos”, concluyó.