Veintidós senadores, entre ellos tres del estado de Hidalgo, presentaron un punto de acuerdo, de urgente y obvia resolución, en el que solicitan se tomen las medidas pertinentes para resolver el grave problema de contaminación atmosférica y de salud pública que representa la Central Termoeléctrica Francisco Pérez Ríos de Tula, Hidalgo.Los legisladores pidieron, además, se publique la Declaratoria de Emergencia Ambiental en la zona de Tula en el estado de Hidalgo, misma que ya cumplió con todas las disposiciones legales y únicamente falta que se publique en el Diario Oficial de la Federación. De acuerdo con los legisladores, sólo falta voluntad política para que se publique y así se destinen los recursos financieros suficientes para la ejecución de proyectos ambientales en la zona.

“La quema de combustóleo en la Termoeléctrica de Tula produce concentraciones de PM2.5 y Óxidos de azufre que rebasan las normas ambientales. Es muy alarmante el impacto de la Central sobre la salud de los más de 20 millones de habitantes que viven en la zona metropolitana; es el Chernobyl mexicano que genera muerte”, advirtió Xóchitl Gálvez Ruiz, senadora por el estado de Hidalgo.

Dijo que con este punto de acuerdo buscan resolver la problemática que representa la principal fuente de contaminación fija del centro del país y así evitar más de 14 mil muertes prematuras al año en la Zona Metropolitana del Valle de México.

“La Termoeléctrica de Tula aporta aproximadamente el 3% de la generación eléctrica nacional, por lo que resulta indispensable; pero más importante es que deje de ser una central que genera muerte en varias entidades federativas por el uso de combustóleo con alto contenido de azufre”, señaló.

Emplazaron al titular de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett Díaz, a diseñar e implementar un plan que atienda, de manera definitiva, las emisiones contaminantes atmosféricas provenientes de la Central Termoeléctrica de Tula, a más tardar para diciembre de 2020.

Por su parte, el senador Víctor Fuentes Solís añadió que es necesario revisar la normatividad de calidad del aire referente a las PM2.5 en la NOM-025-SSA1, por lo que presentó una iniciativa para reformar la Ley General de Salud y volver obligatorio que en México se atiendan las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud en la materia.

“Hacemos un llamado urgente a Manuel Bartlett, Director General de la CFE, para detener el daño a la salud de los mexicanos que viven cerca de centrales que usan combustóleo para la generación de electricidad; la Termoeléctrica de Tula es sólo un caso de varios” comentó.

El punto de acuerdo fue inscrito en la mesa directiva del Senado de la República, está suscrito por las y los senadores Xóchitl Gálvez Ruiz, Miguel Ángel Osorio Chong, Erandi Bermúdez Méndez, Marco Antonio Gama Basarte, Víctor Fuentes Solís, Nadia Navarro Acevedo, Nuvia Mayorga Delgado, Alejandra Noemí Reynoso Sánchez, Raúl Paz Alonzo, Kenia López Rabadán, Gloria Elizabeth Núñez Sánchez y Juan Antonio Martín del Campo

También por Josefina Vázquez Mota, Guadalupe Murguía Gutiérrez, Damián Zepeda Vidales, Roberto Juan Moya Clemente, Indira Rosales San Román, Mayuli Latifa Martínez Simón, Guadalupe Saldaña Cisneros, Gina Andrea Cruz Blackledge, Julen Rementería del Puerto y Gustavo Enrique Madero Muñoz.

Está dirigido a la Comisión Federal de Electricidad, a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, a la Secretaría de Salud, al Ayuntamiento de Tula, y a los Gobiernos de Hidalgo, Estado de México y Ciudad de México.