A pesar de que las autoridades de la Ciudad de México y de la iglesia católica acordaron el cierre de la Basílica de Guadalupe los días 11, 12 y 13 de diciembre de 2020 para evitar contagios de Covid-19, miles de feligreses acudirán a sus alrededores para refrendar su devoción a la Virgen del Tepeyac, afirmó la diputada de Morena en el Congreso capitalino, Leticia Varela, quien pidió realizar operativos de vigilancia para rescatar a los perros peregrinos que pudieran ser abandonados al concluir la conmemoración religiosa.

En un punto de acuerdo turnado a la Comisión de Alcaldías y Límites Territoriales, la legisladora solicitó a los titulares de la Alcaldía Gustavo A. Madero, de la Brigada de Vigilancia Animal de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y de la Agencia de Atención Animal, coordinar acciones para llevar a cabo la planeación y realización de operativos de vigilancia y rescate de los peludos que podrían ser abandonados u olvidados en las inmediaciones del templo católico.

“En los años anteriores, recordó, se han contabilizados aproximadamente 200 perros peregrinos que han sido abandonados en la explanada de la Villa de Guadalupe, algunos han sido rescatados y trasladados a la Clínica Veterinaria de la Alcaldía Gustavo A. Madero en donde son atendidos y alimentados, mientras que otros tantos son abandonados a su suerte con hambre, frio, sed y a la deriva de sufrir maltrato por las personas o atropellado por algún vehículo automotor”.

Debido a la pandemia por contingencia sanitaria, este año las autoridades del gobierno de la Ciudad de México en conjunto con la Conferencia del Episcopado Mexicano, determinaron el cierre de la Basílica de Guadalupe, con la finalidad de evitar aglomeraciones con motivo del festejo a la Virgen de Guadalupe, aseveró.

“No obstante, hay miles de feligreses que a pesar del cierre de la Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe, acudirán a los alrededores a visitar para refrendar su devoción y rendir sus plegarias a la Morena del Tepeyac, algunas de estas personas acuden acompañados de sus animales de compañía, quienes al concluir la liturgia regresan a sus poblaciones, dejando abandonados u olvidados en los alrededores del recinto religioso a sus perritos”, refirió.

Dijo que, ante el cierre de la Basílica, en este año la cifra puede ser considerablemente menor, por lo que no se puede dejar de atender dicha situación, pues se debe brindar la protección que garantiza nuestra Constitución local y demás ordenamientos jurídicos aplicables en materia de protección animal.

La representante popular por las Alcaldías de Benito Juárez y Coyoacán comentó que año con año, durante la época de la peregrinación Guadalupana miles de peregrinos arriban a la Ciudad de México con el fin de refrendar su fe a la morenita del Tepeyac, con ellos vienen sus madres, padres, abuelas y abuelos, sus hijos y en algunas ocasiones sus mascotas.

Por último, consideró que durante los días del evento eucarístico los visitantes han permanecido y acampado en el atrio del recinto, algunos otros se han albergado en la Casa del Peregrino, durante ese tiempo realizan diversas actividades, como visitar otros templos marianos, lo que ha generado un impulso de gran relevancia al comercio local.