Principal Estatal PGR y Marina detienen a cabezas del CJNG en Jalisco

PGR y Marina detienen a cabezas del CJNG en Jalisco

246
Compartir

El Director en Jefe de la Agencia de Investigación Criminal, Omar Hamid García Harfuch, informó que la Secretaría de la Marina Armada de México y la Procuraduría General de la República, detuvieron a dos personas, probables integrantes del cártel Jalisco Nueva Generación, con presencia en dicho estado, que significa un golpe a la estructura criminal en la distribución de estupefacientes, armamento y logística.
En conferencia de prensa, el funcionario manifestó que el trabajo de investigación del gabinete de seguridad del Gobierno de la República, permitió que el pasado 09 de junio, AIC y la Marina cumplimentaron dos órdenes de cateo en los Municipios de Tlajomulco de Zúñiga y Zapopan, donde fueron aseguradas dos personas identificadas como probables responsables de la distribución de droga y portación de armas al servicio de una organización criminal.
Los detenidos son Juan Francisco Aguilar Santana, alias “Juan Pistolas”, considerado como jefe de un grupo de sicarios al servicio del Cártel Jalisco Nueva Generación, quien con la finalidad de mantener controlada las zonas de Guadalajara y Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco.
Ante la lucha contra células criminales antagónicas, recluta constantemente a hombres, quienes reciben adiestramiento en campos acondicionados para el manejo de armas y tácticas operativas.
Trascendió que este sujeto probablemente coordina la distribución de droga en su zona de operación y el traslado de armamento mediante vehículos con compartimientos ocultos.
Las autoridades de inteligencia tienen conocimiento que Juan Pistolas, trabaja bajo las órdenes de Hugo César Ureña alias El Tuli o Juan Carlos González, alias El Moreno o El Pelón o El 3; este último, es uno de los principales colaboradores de Nemesio Oseguera Cervantes, alias El Mencho, con quien mantiene una relación de compadrazgo.
Se cuenta con el antecedente que Juan Francisco Aguilar Santana fue detenido en 2010, junto a ocho copartícipes acusados de delincuencia organizada por los delitos de portación, fabricación, importación y acopio de armas prohibidas, producción y tráfico en materia de narcóticos y cohecho, el cual salió en libertad el 20 de diciembre 2017, para reincorporarse a las actividades delictivas de la organización criminal.
A Sergio Alan Caro Uribe, originario de Culiacán, Sinaloa, se le identifica como integrante del CJNG y quien estaba a cargo del resguardo del inmueble así como de las armas y el estupefaciente que estaba listo para su distribución, este sujeto trabaja bajo las órdenes de Juan Francisco Aguilar Santana.
En un primer domicilio cateado localizado en el fraccionamiento Hacienda Santa Cruz, Municipio de Tlajomulco de Zúñiga, fue capturado Juan Francisco, probable integrante del grupo delictivo antes referido y de quien se tiene conocimiento se desempeñaba como jefe de un grupo de sicarios de una célula criminal, además de ser el posible encargado de la distribución de armas y drogas en vehículos adaptados con doble fondo.
Al momento de la captura de Juan Francisco, el personal federal aseguró armas cortas y largas de diversos calibres, así como dosis de cristal.
El segundo cateo se realizó el 9 de junio, en un inmueble de la Colonia Mezquitan, en el municipio de Guadalajara, fue detenido Sergio Alan, probable encargado del resguardo de armas y drogas al servicio del mismo grupo delincuencial, bajo las órdenes de Juan Francisco.
Al momento de la captura de Sergio Alan fueron aseguradas 18 armas largas, 13 armas cortas, tres lanzagranadas, un fusil conocido como Barret y aproximadamente tres mil cartuchos útiles de diversos calibres; así́ como paquetes de marihuana, además de pastillas de droga sintética y envoltorios con metanfetamina.
Tras la detención, el agente del Ministerio Público de la Federación, adscrito a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales, formuló imputación en contra de Juan Francisco y Sergio Alan, por su probable responsabilidad en la comisión de los delitos de contra la salud y violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.
Derivado de lo anterior, el representante social de la federación obtuvo de un juez federal, auto de vinculación a proceso en contra de ambos.