Varios miembros del personal de la ONU y sus familias resultaron heridos luego de las explosiones en un almacén de fuegos artificiales en el área del puerto de Beirut. El Secretario General ha enviado sus condolencias y ofrecido su apoyo al pueblo y al Gobierno del Líbano.

Ocho miembros del personal de la Fuerza de Tarea Marítima de la Misión de la ONU en el Líbano resultaron con heridas graves cuando la ola expansiva alcanzó su buque, que estaba atrancado en el puerto, y varios más tuvieron lesiones más leves.

Todas las víctimas entre los cascos azules son del contingente de Bangladesh, y actualmente se está realizando una evacuación médica.

Según el Departamento de Seguridad de la ONU, otros miembros del personal de la Organización y sus dependientes sufrieron heridas leves en la explosión y se ha aconsejado a todos los trabajadores que permanezcan en sus hogares.

De acuerdo con despachos de prensa, la explosión en el área del puerto fue una de dos ocurridas en la capital libanesa y se consideró como la más significativa, ya que reverberó en la ciudad y los suburbios. Las tropas de las Fuerzas Armadas Libanesas se han desplegado en el lugar e intentan extinguir el fuego resultante.

La explosión habría sucedido poco después de las 18:00 horas, hora local, en las cercanías de algunos almacenes, donde se almacenaban explosivos.

Según informes, más de 50 personas habrían muerto en el incidente; las cifras de víctimas probablemente aumentarán. Las autoridades locales estiman que unas 3000 más pueden haber resultado lesionadas. El primer ministro del país, Hassan Diab, ha declarado un día nacional de luto para el 5 de agosto.

«Estamos con el pueblo y el Gobierno del Líbano durante este momento difícil y estamos listos para ayudar y brindar asistencia y apoyo», declaró el jefe de la Fuerza Interina de la ONU en Líbano, el general Stefano del Col.

Por su parte el Secretario General de la ONU expresó  en un comunicado sus más profundas condolencias a las familias de las víctimas, así como al pueblo y al Gobierno del Líbano, y calificó como «horribles», las explosiones. António Guterres desea una pronta recuperación de los heridos, incluido el personal de las Naciones Unidas.

«Las Naciones Unidas siguen comprometidas a apoyar al Líbano en este momento difícil y están ayudando activamente en la respuesta a este incidente», dijo.

Noticia en desarrollo