La diputada Cynthia López Castro propuso que los gobiernos federal, estatales y municipales, así como las empresas privadas otorguen un permiso especial a las jefas de familia trabajadoras que no tienen quien cuide a su hija o hijo matriculado en educación inicial, preescolar y primaria, ante el regreso al ciclo escolar el próximo 24 de agosto en su modalidad a distancia.Asimismo, pidió a la Secretaría de Educación Pública que informe las medidas asumidas a efecto de asegurar el acceso a los estudiantes al ciclo escolar 2020-2021, en particular, los que son hijas o hijos de madres trabajadoras jefas de familia solas y que dé a conocer las licitaciones realizadas, los fondos aprobados, el origen de los recursos y los contratos signados para poner en marcha el ciclo escolar.

La diputada del GPPRI recordó que, el 03 de agosto, el titular de la SEP anunció que iniciará el ciclo escolar en la modalidad a distancia, debido a que no existen condiciones para hacerlo presencial, por lo que regresarán a clases poco más de 30 millones de alumnos correspondientes a los niveles de educación básica y educación media superior y alrededor de 1.6 millones de docentes.

Para esto, se firmó un acuerdo con al menos cuatro televisoras y se anunció que se pondría en marcha un esquema de radio, libros de texto gratuito, cuadernillos de trabajo y atención especial, sin aclarar los costos, los recursos aprobados y las licitaciones realizadas, recordó López Castro.

Tampoco se informó sobre los tiempos para la entrega de los libros de texto gratuitos y los docentes para la llamada atención especial, señaló.

Por lo que la diputada, también secretaría de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, advirtió que de no atender posibles problemáticas que pudieran presentarse como la señal de televisión y radio, el internet y la energía eléctrica, así como su oportuno seguimiento, esta medida en lugar de contribuir al aprendizaje, solo generará incertidumbre y falta de certeza en el cumplimiento de los planes y programas de estudio, en perjuicio de los aprendizajes de los alumnos.

Y destacó el caso de las hijas e hijos de madres jefas de familia trabajadoras, quienes por su situación les es complicado acompañarlos en esta modalidad de estudio y a la vez cumplir con su jornada laboral.

Para los integrantes del Grupo Parlamentario del PRI, es necesario la entrada en vigor de un permiso especial para las jefas de familias trabajadoras, con el objeto de que pueda apoyar a sus hijas e hijos durante el inicio del próximo ciclo escolar, y así coadyuvar en su aprendizaje, por lo que, en ningún caso, será motivo de despido, recorte parcial o total de la jornada laboral o mucho menos causa de presión salarial.

“Estamos convencidos de que las necesidades de las madres de familia trabajadoras pueden ser atendidas de manera inmediata y simultáneamente cumplir con la demanda educativa del país. La situación actual requiere de la aplicación de todo tipo de recursos del Estado Mexicano para complementar las guías de salud pública y la mejora del desempeño económico a través de políticas específicas diseñadas para mantener el bienestar y el desarrollo”.