Madrid, 3 de abril de 2020 – Hoy viernes 3 de abril Penguin Random House Grupo Editorial publica por primera vez en castellano y para todo el mundo la edición digital de La peste. Con esta novela imprescindible se inicia la publicación de toda la obra del Nobel de Literatura Albert Camus. El acuerdo alcanzado con la agencia Wylie y Éditions Gallimard incluye derechos en español para todo el mundo, tanto digitales como en libro físico, y comprende todas sus novelas y ensayos, y varios textos inéditos que verán la luz a partir de enero de 2021 en los sellos Debate, Literatura Random House y Debolsillo, en su colección Contemporánea.

LA PESTE, UN CLÁSICO MÁS DE ACTUALIDAD QUE NUNCA

Así como fue un éxito editorial en el momento de su publicación original, La peste se ha convertido estos días en un best seller en varios países de Europa, entre ellos Francia e Italia, durante la pandemia del coronavirus, porque ofrece a los lectores orientación en tiempos de desconcierto.

  «Continuaban haciendo negocios, planeando viajes y teniendo opiniones. ¿Cómo hubieran podido pensar en la peste que suprime el porvenir, los desplazamientos y las discusiones?»

Ambientada en Orán a finales de los años cuarenta del siglo XX, La peste imagina la dura vida en esa ciudad durante un inesperado brote de peste bubónica. El arco narrativo avanza desde el contagio inicial y el confinamiento de la población hasta el final de la epidemia, y la hondura de sus planteamientos, así como la humanidad de los personajes, confiere a la historia la riqueza propia de la gran literatura.

A lo largo de las décadas, esta obra de Albert Camus se ha interpretado de varias maneras. Tras su primera publicación, el autor confirmó lo que muchos habían visto con claridad por sí solos: la novela era una alegoría de la ocupación nazi en Francia. Pero a ese paralelismo se sumó con posterioridad la capacidad profética del relato. Como se dice al final, «el bacilo de la peste no muere ni desaparece jamás», sino que «puede permanecer durante decenios dormido» hasta el día en que «despierte a sus ratas y las mande a morir en una ciudad dichosa». La peste, pues, advierte sobre los peligros invisibles que acechan a toda sociedad.

Sin embargo, estamos también ante un relato profundamente humanista, que pone de relieve el heroísmo de personas ordinarias cuando se enfrentan a situaciones extraordinarias. La novela aboga por la prudencia, la comunicación y la solidaridad, y personajes como el doctor Rieux y el periodista Rambert enseñan que las desdichas pueden sobrellevarse con determinación y valor. En este espíritu vitalista reside, sin duda, su permanente vigencia.