Al encabezar la conmemoración por el Día del Ejército Mexicano, el presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció su respaldo en las tareas de seguridad y justicia, particularmente en la implementación del Plan contra el robo del combustible.

Sostuvo que en esta nueva etapa de la vida pública de México es necesaria la participación de las Fuerzas Armadas para enfrentar la inseguridad y la violencia, al tiempo que reiteró esta institución será decisiva en el proceso de pacificación.

En Saltillo, Coahuila, el jefe del Ejecutivo expresó su reconocimiento al secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, como un líder al interior del Ejército Mexicano y un elemento incorruptible.

Resaltó que el Ejército surgió del pueblo durante la Revolución y se ha caracterizado por su lealtad a las instituciones democráticas y respeto a la autoridad civil, por lo que no han tenido lugar golpes de Estado ni rebeliones.

El presidente confió en que el Poder Legislativo aprobará la creación de la Guardia Nacional y que a las misiones de seguridad interior propias del Ejército, se añadan las de seguridad pública.