PACHUCA DE SOTO, Hgo. – La Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (OSUAEH) continúa con su temporada virtual de conciertos, en esta ocasión se llevó a cabo el número 10, titulado “Música de Cámara en Distintos Colores”.

En la antesala al cierre del año, el director artístico de la máxima embajadora cultural de la UAEH, Gaétan Kutcha, agradeció la recepción del público, pues desde septiembre ha seguido los programas que la orquesta sinfónica ha traído semana tras semana. Además, hizo la invitación para asistir virtualmente al concierto “Sueño de Navidad”, cuyos boletos están disponibles en la plataforma e-ticket.

El repertorio comenzó con “Andantino, petite”, del compositor finlandés Jean Sibelius, y continuó con “Liebst Du Um Schonheit”, del escritor y director de orquesta austríaco Gustav Mahnler, ambas interpretadas con un ensamble de cinco trombones y tuba. A su término siguió “Carnaval de Venecia para arpa” de Wilhem Posse, con duración de 10 minutos, el cual trajo consigo una serie de sonidos alegres, diversos y mágicos.

La orquesta sorprendió con la inclusión en su programa de la pieza “Heat Stroke y Spur”, del percusionista estadounidense Ivan Trevino. Mediante el dúo de sistema de sonido y batería se mezcló una melodía electrónica fusionada con el ritmo de la batería armónica, cuyo estilo musical se orienta al Groove.

Al finalizar, la OSUAEH ejecutó “Octeto para Alientos” de Ludwing van Beethoven, composición que muestra una gama de sonidos amplios y variados a través de instrumentos de aliento. Esta obra fue la antesala de la Suite mexicana “Los Girasoles”, del compositor y violinista potosino Addi Corpus.

Addi Corpus ha sido reconocido por pertenecer a la Orquesta Sinfónica Infantil de México (OSIM), fue vencedor de “Composición Musical” del Certamen 20 de noviembre, edición 2018. Asimismo, fue uno de los ganadores del concurso nacional de compositores que la OSUAEH organizó y que ha logrado mostrar a diversos talentos del país.

“He escrito esta música extrayéndola de las entrañas del sentir de la gente, del pueblo, de las calles, del campo… de la cotidiana melodía que acompaña al campesino en su labranza, del desafinado canturreo de una persona en medio de una plaza, del musco que ronda los mercados haciendo y deshaciendo de las suyas con las notas, de todos los lugares cotidianos que se pueden imaginar. No hay formas escolásticas o académicas, hay solo sentires, sabores, imágenes, paisajes y escenas que cada uno quiera recrear”, mencionó Addi Corpus tras presentar su obra.

Este que fue considerado el penúltimo concierto del año y mostró una variedad colorida de diversas piezas sinfónicas que deleitaron al público con el talento que la OSUAEH ofrece semanalmente.