• Plantean especialistas impulsar una reconexión con el Centro Histórico

Como parte de los eventos por los 40 años de fundación del Palacio Legislativo de San Lázaro, se llevó a cabo la Mesa III: “Arquitectura y Urbanismo. El Palacio Legislativo de San Lázaro como Proyecto Arquitectónico y Urbanístico”.

María Vázquez Valdez, directora de la Biblioteca y Archivo de la Cámara de Diputados, señaló que este encuentro es una enriquecedora conjunción de ideas y comentarios, ya que hablar del Palacio Legislativo de San Lázaro es referirse a la casa del pueblo y a la representación de la ciudadanía.

No solamente es hablar del pasado, sino proyectar a futuro. Esta mesa aporta una estructura para diseñar un porvenir a este recinto fundamental que sería parte de una estrategia metropolitana, señaló.

Graciela Báez Ricárdez, secretaria General de la Cámara de Diputados, dijo que es obligada la reflexión sobre en qué situación está el recinto a 40 años de su construcción, qué es lo que hace falta y dónde se puede mejorar, porque hasta ahorita es un espacio muy cerrado, protegido y aislado del contexto, lo que obedece a varias razones.

Preguntó cómo hacer una imagen más amable con la ciudadanía y el espacio urbano y, al mismo tiempo, qué se puede hacer con una edificación en la que laboran casi siete mil personas incluidos los 500 legisladores. “Qué podemos hacer para que este espacio sea más amable para las personas que ahí vivimos prácticamente”.

Explicó que el proyecto original del arquitecto Pedro Ramírez Vázquez no pudo concretarse totalmente, pero “qué fue lo que hizo falta para integrarlo mejor a la ciudad”.

En este aniversario es importante ir viendo hacia dónde debemos llevar el recinto, que es la casa no sólo de los legisladores, sino de todos los mexicanos, agregó.

El arquitecto español radicado en México, Miquel Adriá, comentó que es necesario considerar la conectividad con el Palacio de Gobierno, el Zócalo, la Alameda, el Monumento a la Revolución y el Senado. Indicó que más allá de sus virtudes y defectos, el proyecto del Recinto Legislativo es un edificio amurallado, porque viene de una necesidad de proteger a la ciudadanía que está ahí.

No obstante, añadió, la percepción de la ciudadanía ante una cámara que los está representando y que sea un espacio blindado, nos acerca más a los muros que a la democracia y a la transparencia, así como al acceso en la toma de decisiones.

Responde a un proyecto de Pedro Ramírez Vázquez, un arquitecto extraordinario y gran estratega metropolitano. Aseveró que el diseño del Recinto de San Lázaro comprueba una rotunda imaginación. “Fue, sin duda, el arquitecto con más proyección”.

El diseñador mexicano Emiliano Godoy señaló que hay muchas cosas menores que en términos de significado no son tan relevantes alrededor del edificio. Siempre hay un filtro que impide a la ciudadanía estar cerca. Un ejemplo es el Museo, ya que es muy poca gente quien lo visita, así como otras partes del Recinto que valdría la pena evaluar.

“Hay una cosa muy clara y es que tenemos que darle un simbolismo diferente, pero estamos pensando en que tenemos que hacerlo más transparente y tranquilo alrededor, pero sin poner en riesgo la parte estratégica”.

Dunia Ludlow, autoridad del Centro Histórico, comentó que nunca pasa por la mente la cercanía que tiene la Cámara de Diputados con el Zócalo y el perímetro del Centro Histórico, a pesar de que se encuentra a menos de 2 kilómetros, y eso deriva de la falta de conectividad.

En su exposición explicó el programa que tiene el gobierno de la Ciudad de México para la rehabilitación del Centro Histórico de la Ciudad de México, su repoblamiento habitacional, ya que en las noches prácticamente está vacío.

“Creo que podemos no solamente integrar de nuevo al Palacio que en ese sentido yo me pronunciaría por retirar las rejas y dejarlo como espacio completamente abierto. Lograr poner en valor a la parte oriente de nuestro Centro Histórico que durante muchos años ha continuado de una manera u otra muy orientada hacia la actividad comercial”.

Néstor Núñez López, alcalde de Cuauhtémoc, dijo que sin duda alguna el reto fundamental es lograr integrar el Palacio de San Lázaro a lo que hoy entendemos y conocemos como el Centro Histórico, pero se tienen dos barreras urbanas que separan y disocian el Palacio Legislativo.

“Quizá el reto más importante sería poder integrar el Palacio Legislativo a esta ruta con la calle Corregidora que viene a dar justo a menos de una calle de Poder Ejecutivo en el Palacio Nacional y el Poder Judicial con la Suprema Corte de Justicia de la Nación”.

Subrayó que es fundamental el Palacio Legislativo en el entendimiento del crecimiento urbano de la Ciudad de México, por lo que disociarlo del Centro Histórico y del resto de los poderes federales ha sido algo que se generó sin querer y que deberíamos estar pensando cómo recomponer esa situación.

El evento fue conducido por Ismael Carvallo, asesor de la Secretaría General de la Cámara de Diputados.

Artículo anteriorInicia la evaluación del estado nutricional en Oaxaca
Artículo siguienteReporta Centro SCT Jalisco aterrizaje forzoso de avioneta en macrolibramiento de Guadalajara