ONUSIDA aplaude a los donantes por prometer la mayor cantidad jamás aportada al Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria

Internacional
  • Los países de altos ingresos, los asociados del sector privado y los países en desarrollo, muchos de ellos con una elevada carga del VIH, han dado un paso adelante para financiar el Fondo Mundial

NUEVA YORK/GINEBRA.- ONUSIDA felicita a los donantes por aumentar sus contribuciones al Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria (Fondo Mundial). Los donantes prometieron 14.250 millones de dólares para apoyar los esfuerzos para poner fin a las tres pandemias con más fondos por venir. Los donantes hicieron sus promesas en la Séptima Conferencia de Reposición del Fondo Mundial organizada por el Presidente de los Estados Unidos, Joe Biden.

«Los líderes de todo el mundo que han comprometido recursos hoy en día son salvavidas. Han hecho una inversión en el futuro de los niños, los jóvenes y aquellos que enfrentan la carga desproporcionada de las desigualdades globales, especialmente las mujeres jóvenes y las niñas. Están ayudando a construir sistemas de salud resilientes y a estar mejor preparados para hacer frente a las amenazas emergentes a la seguridad mundial», dijo Winnie Byanyima, directora ejecutiva de ONUSIDA.

Los países se enfrentaron al desafío de aumentar la financiación en un 30%, demostrando su confianza en el fuerte liderazgo del Fondo Mundial y sus socios. Estados Unidos continuó su posición como líder en salud global al prometer US$ 6 mil millones, comprometiéndose a invertir US$ 1 mil millones por cada US$ 2 mil millones prometidos por el resto del mundo. Canadá, Alemania, Irlanda, Japón, Luxemburgo, Portugal, España y Sudáfrica aumentaron su financiación en un 30%. Una contribución notable provino de la República de Corea, que aumentó su contribución en un 300% a US$ 100 millones.

Los países en desarrollo, muchos de los cuales hacen frente a las grandes epidemias de VIH, también intensificaron su apoyo al Fondo Mundial. Burkina Faso aumentó su contribución en un 100%, Uganda y Togo aumentaron en un 50%, Kenia en un 40% y Costa de Marfil en más del 30%. La República Centroafricana, Esuatini, Malawi, Nigeria, Tanzania, Ruanda y Zimbabwe hicieron contribuciones al Fondo Mundial a pesar de enfrentar enormes desafíos fiscales, exacerbados por las actuales crisis mundiales.

«Me siento verdaderamente honrado de ver a tantos países en desarrollo, que se enfrentan a múltiples crisis y, sin embargo, aún así hicieron mayores promesas al Fondo Mundial. Los felicito», dijo byanyima.

Francia, la Comisión Europea y la Fundación Bill y Melinda Gates hicieron importantes contribuciones al Fondo Mundial, mientras que Canadá hizo una promesa adicional de CAD 100 millones para la preparación para una pandemia y pidió mayores contribuciones financieras a ONUSIDA y otros socios que trabajan para poner fin al SIDA, la tuberculosis y la malaria.

Dos donantes principales aún no se han comprometido, el Reino Unido e Italia, quienes reiteraron su apoyo al Fondo Mundial e indicaron que se comprometerán en las próximas semanas. ONUSIDA les insta a igualar el aumento del 30% de sus pares para acercarse al objetivo de 18.000 millones de dólares del Fondo Mundial.

Esta reposición ha movilizado el mayor compromiso mundial con el Fondo Mundial hasta la fecha, en un contexto en el que las desafiantes fluctuaciones monetarias hicieron que el aumento significativo de las contribuciones de los donantes europeos fuera menos visible cuando se contabilizan las promesas en dólares estadounidenses.

ONUSIDA felicita a Donald Kaberuka, presidente de la Junta Directiva del Fondo Mundial, y a Peter Sands, director ejecutivo del Fondo Mundial. Este logro es un fuerte respaldo a su liderazgo del Fondo Mundial por parte de los Estados miembros y los donantes privados, y de nuestros esfuerzos colectivos para combatir el SIDA, la tuberculosis y la malaria.

La pandemia del VIH sigue siendo una crisis mundial que se cobra una vida cada minuto, pero poner fin al sida para 2030 es posible si los países continúan siendo audaces en sus contribuciones financieras y trabajan juntos para abordar las desigualdades. Las medidas necesarias para poner fin al sida ayudarán a proteger la salud y los derechos de todos, fortalecerán el desarrollo económico y dejarán al mundo mejor preparado para futuros riesgos de pandemia.

ONUSIDA seguirá colaborando estrechamente con el Fondo Mundial en un esfuerzo conjunto para poner fin al sida. Desde la creación del Fondo Mundial en 2002, ONUSIDA ha apoyado a más de 100 países en el aprovechamiento y la implementación de los recursos del Fondo Mundial, asegurando que los fondos estén disponibles y lleguen a las personas más necesitadas.