Al participar en la XXXI Reunión de Embajadores y Cónsules, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, refrendó que la dependencia a su cargo está orientada al cumplimiento de tres objetivos principales: gobernabilidad democrática, protección de los derechos humanos y promoción de una cultura cívica. Dicha reunión se llevó a cabo este martes en la Secretaría de Relaciones Exteriores, donde la titular de Gobernación intervino en el panel sobre seguridad, en el cual resaltó que la protección de los derechos humanos incluye los de personas de otras nacionalidades que ingresan a territorio mexicano.
“En el trato con las organizaciones sociales nuestra divisa es el diálogo y la construcción de acuerdos para encauzar problemas y abrir paso a soluciones. Me enorgullece mantener una política de puertas abiertas y de disposición permanente para escuchar las demandas de los ciudadanos y de sus organizaciones”, afirmó.
La secretaria Olga Sánchez Cordero destacó –en presencia del canciller Marcelo Ebrard Casaubon e integrantes del gabinete que fungieron como ponentes en dicho panel–, que la relación con los poderes y niveles de gobierno está basada en el respeto a sus facultades y competencias.
“Conforme a las instrucciones del presidente, tanto con los poderes Legislativo como con el Judicial, las relaciones son de respeto y colaboración, asegurando, en lo que al gobierno corresponde, las condiciones para el ejercicio de sus atribuciones. El federalismo se manifiesta en nuestro trato diario con los gobiernos estatales y el de la Ciudad de México, sin distinción de origen partidista”, señaló.
En las tareas para recuperar la seguridad pública –añadió– debemos contar con la activa y decidida participación de los gobiernos municipales; las policías municipales deben ser apoyadas, capacitadas y estar mejor pagadas y preparadas, a fin de que se conviertan en garantía de seguridad y confianza en cada ciudad, en cada población, en cada pueblo, en cada colonia y en cada barrio”, expuso.
Respecto a la política migratoria del Gobierno de México, que a la Secretaría de Gobernación corresponde formular y aplicar, la secretaria Olga Sánchez Cordero reiteró que seguirá fundada en la protección de los derechos humanos de las personas migrantes, “esa es la instrucción del presidente Andrés Manuel López Obrador”.
Informó que el flujo migratorio disminuyó a partir del mes de agosto y al cierre de 2019 se encuentra en los niveles observados en 2017. “Estaremos muy atentos a lo que ocurra en el primer trimestre de este año y anticiparemos medidas que permitan, en su caso, atender a las personas migrantes, en especial a menores de edad y a las mujeres”, indicó.
Para proteger a quienes ingresan a México –continuó– necesitamos saber quiénes son, y ellos están obligados a cumplir con nuestras leyes y a respetar a nuestras autoridades.
En ese sentido, precisó que México no será zona libre para operación de bandas de traficantes de personas, ni mucho menos un territorio sin ley y sin autoridad, “eso no lo vamos a permitir”.
La migración debe ser ordenada, segura y regular. “Vamos a continuar y a honrar la tradición mexicana de asilo y refugio. Somos y seremos solidarios con nuestros hermanos y hermanas centroamericanos, y con todos los que desde otras latitudes llegan a México buscando un mejor destino”, refrendó.
Participaron como ponentes los secretarios de la Defensa Nacional, general Luis Cresencio Sandoval González; de la Marina-Armada de México, almirante José Rafael Ojeda Durán; de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño y el comandante de la Guardia Nacional, general Luis Rodríguez Bucio.