Obesidad reduce calidad de leche materna

Cultura

Al tiempo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado la necesidad de implementar políticas públicas para promover la lactancia materna y fortalecer la nutrición de millones de bebés en el mundo, investigaciones recientes encontraron que la leche de madres con sobrepeso u obesidad disminuye en sus propiedades y ello, a su vez, impacta en la salud del menor. (1)

El artículo publicado en el sitio web de la Escuela de Medicina de Harvard y consultado por el Laboratorio de Datos contra la Obesidad (LabDO), sostiene que hay diferencias en las características moleculares de la leche materna entre una mujer con un índice de masa corporal promedio y las que tienen sobrepeso y obesidad . (2)

Antes de 2010, detallan las investigaciones, no se sabía mucho sobre la composición de la leche materna humana, más allá de los carbohidratos simples, las proteínas y las grasas; sin embargo, a partir de los avances tecnológicos fue posible analizar la concentración de 275 metabolitos, es decir, pequeñas moléculas individuales que componen la leche materna.

Entre los principales hallazgos, resalta que la leche que provenía de mujeres con sobrepeso u obesidad estaba compuesta por moléculas que alteran la microbiota intestinal del bebé y, mediante el seguimiento de los casos, se corroboró que las y los pequeños, hijos de madres obesas, tenían una mayor probabilidad de también padecer obesidad a partir de los componentes de la leche materna que recibieron.

De tal suerte que la recomendación de los expertos es que las futuras madres cuiden su alimentación y salud en general, para prevenir el sobrepeso y la obesidad a fin de poder amamantar adecuadamente a sus hijas e hijos.

“Proteger, promover y apoyar la lactancia materna es más importante que nunca, no solo para proteger nuestro planeta como el primer sistema alimentario natural y sostenible definitivo, sino también para la supervivencia, el crecimiento y el desarrollo de millones de bebés”, han señalado Tedros Adhanom, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y Catherine Russel, directora ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

En México, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) promueve que la lactancia materna sea desde recién nacido hasta los seis meses de edad y como una acción para prevenir la obesidad entre las niñas y los niños (3); en Estados Unidos, la Academia de Pediatría actualizó recientemente (junio 2022) sus pautas en la materia y recomienda que la lactancia se prolongue a un mínimo de dos años. Entre los argumentos ofrecidos están los beneficios en la salud: la madre previene diabetes tipo 2 y los menores infecciones respiratorias, gastrointestinales y del oído. (4)

Por su parte, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), destaca que impulsar la lactancia materna significaría evitar por año: 20 mil muertes maternas, 823 mil muertes infantiles y pérdidas económicas de 302 mil millones de dólares. (5)