miércoles, abril 24, 2024

Nuevo libro brinda formas de aproximarse a la conservación de los sitios Patrimonio Mundial de AL

Cultura

Aproximaciones a una metodología en planes de conservación de sitios Patrimonio Mundial, introduce a temas como los riesgos de desastres, la inserción de las comunidades y la sostenibilidad.

Los sismos de gran escala que han afectado los patrimonios de México y Chile, también han estrechado los lazos de colaboración técnica entre ambos países, los cuales hoy lideran un esfuerzo sin precedentes para salvaguardar la riqueza cultural y natural de Latinoamérica, del que deriva un nuevo libro editado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID): Aproximaciones a una metodología en planes de conservación de sitios Patrimonio Mundial.

Conectados vía digital, autoridades y especialistas del sector cultural de las dos naciones, presentaron el volumen que reúne las ponencias ofrecidas por una decena de investigadores de Chile, Cuba, España y México, en un seminario remoto realizado en junio pasado, en el cual se analizaron las bases y los retos en la gestión de los sitios con tal declaratoria de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Como detallaron la directora de Patrimonio Mundial, del INAH, Luz de Lourdes Herbert Pesquera, y la subdirectora Nacional de Gestión Patrimonial, de Chile, Mónica Bahamondez Prieto, el conjunto de estos artículos, que van de las formulaciones teóricas a estudios de caso, introducen a temas actuales como el aumento en los riesgos de desastres, la inserción de las comunidades y portadores de derechos en los procesos de conservación y de gestión; y la sostenibilidad.

Entre otros aspectos, citó Herbert Pesquera, el libro pone acento en los indicadores y el monitoreo, no solo respecto al estado de conservación de los espacios, sino de los procesos relativos a la participación comunitaria, el consenso en la toma de decisiones e, incluso, el escrutinio de los planes de manejo para saber si están vigentes en sus efectos o son “letra muerta” y no han servido para tener una política pública, para la adecuada gestión de los sitios.

La obra también compila textos de los directores del INAH-México, Diego Prieto Hernández, y del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, de Chile, Carlos Maillet Aránguiz; así como de las titulares de la AMEXCID, Laura Elena Carrillo Cubillas, y de la Agencia Chilena de Cooperación Internacional para el Desarrollo, María Soledad Lucero.

En sus páginas, el titular del INAH expresa que la dependencia a su cargo se ha propuesto consolidar su presencia en el concierto de las instituciones internacionales que se preocupan por los sitios, bienes y monumentos del Patrimonio Mundial, estrechando vínculos para promover la cooperación internacional, en favor de la interacción, el intercambio y el trabajo conjunto.

De ese impulso surgió hace dos años el proyecto binacional de colaboración y de intercambio cultural entre Chile y México, el cual —señala— “atiende al interés compartido para definir, enriquecer y poner en marcha lineamientos y metodologías que contribuyan de manera más consistente al cuidado, la gestión y el manejo sustentable de los bienes culturales que, por su valor universal excepcional, han sido inscritos en la Lista Representativa del Patrimonio Mundial de la UNESCO, garantizando también su incorporación eficiente y estratégica en los procesos de desarrollo económico, cultural y social de las comunidades en el entorno”.

En ese sentido, en la presentación virtual del libro, realizada por el canal de INAH TV en YouTube, el director general de Cooperación Técnica y Científica de la AMEXCID, Gustavo Alonso Cabrera Rodríguez, destacó que así como este texto da la pauta para iniciar nuevos pasos, el siguiente escenario es integrar más a las comunidades en procesos de participación para su conocimiento e identificación, atendiendo a la preservación y difusión de estos legados.

“No se trata solo del recurso monetario para restaurar lo material y recuperar el valor histórico, sino de transmitir a las nuevas generaciones, los valores que dieron orgullo a sus predecesoras. Ese va a ser el siguiente reto: obtener una identidad más sólida, desde el punto de vista continental”, expresó.

Asimismo, llamó a trascender las coyunturas, y sentar las bases de temas que requieren continuidad, por ejemplo, “las comunidades deben saber cómo participar en la conservación, y una de nuestras propuestas es generar un documento básico sobre medidas a tomar en los inmuebles patrimoniales, en casos de contingencia de protección civil, cuya base sería una descripción de cómo están constituidas estas edificaciones y qué hacer en caso de siniestros, no como solución, sino como previsión”.

En la transmisión, efectuada en sintonía con la campaña “Contigo en la distancia”, de la Secretaría de Cultura, los cocoordinadores del proyecto, Julieta Elizaga Coulombié y Francisco Vidargas Acosta, del Centro Nacional de Sitios de Patrimonio Mundial, de Chile, y de la Dirección de Patrimonio Mundial, del INAH, respectivamente, comentaron que el libro atiende a nuevos enfoques e intenciones alrededor de los sitios inscritos en la lista de la UNESCO.

Estas actividades y acciones, concluyeron, hacen eco de todo un cambio que se está produciendo a nivel mundial, “las perspectivas están modificándose, nos estamos acostumbrando a comunicarnos en formas más diversas e integrar puntos de vista distintos, estamos dando cuenta de que el mundo es mucho más amplio de lo que pensábamos, de ahí que el libro recoge la visión del patrimonio como un proceso social complejo”.

Sigue las redes sociales de la Secretaría de Cultura en Twitter (@cultura_mx), Facebook (/SecretariaCulturaMX) e Instagram (@culturamx).