Cuando los automovilistas adquieren un coche nuevo algo de suma importancia para ellos es sin duda la garantía, la cual está sujeta a diversas condiciones que las marcas y agencias de venta establecen. Si bien varían, hay razones bastante comunes que provocan que los usuarios pierdan la garantía.

Una de las razones es el uso inadecuado del vehículo, lo cual puede ir desde exceder la capacidad de carga o hasta utilizar el auto en algún servicio de transporte privado. Asimismo, algunas personas cometen el error de utilizar el automóvil en zonas extremas para las que no está preparado.

De igual manera, otro motivo por el que la garantía de un coche puede perderse está relacionado con el aceite, artículo que se consigue en diversas presentaciones como la marca GONHER, muchos automovilistas no usan el líquido correcto y que viene indicado en el manual de mantenimiento.

Una razón más por la que la garantía no sería efectiva es porque varios usuarios que son amantes del «tuning» deciden hacerle a su vehículo algunas modificaciones mecánicas y estéticas, lo cual puede traerles problemas a la hora de querer hacer válida la garantía, pues se trata de un cambio no avalado.