“No hay una agenda preestablecida en la realización del Congreso Nacional Politécnico (CNP), ni para la autonomía del Politécnico, ni mucho menos para algunos aspectos que se mencionan como la privatización del Instituto”, afirmó de manera categórica el Director General del Instituto Politécnico Nacional, Mario Alberto Rodríguez Casas, al tiempo que ratificó: “No hay marcha atrás, el Politécnico deberá cambiar y conservar la filosofía que le dio origen, su transformación no es opcional ni parcial, es una responsabilidad obligada con las nuevas generaciones y con el país”.

Al rendir un informe sobre los trabajos de la Comisión Organizadora del Congreso Nacional Politécnico (coCNP) a los miembros del XXXVII Consejo General Consultivo del IPN, Rodríguez Casas aseveró que el CNP junto con la Agenda Estratégica de Transformación son la ruta para que el Politécnico sea reconocido como una institución más pertinente que genera conocimiento para resolver los grandes problemas nacionales vinculados con México y el mundo, con las capacidades y fortalezas que le permiten avanzar en el vertiginoso mundo de la Cuarta Transformación del país y la Cuarta Revolución Industrial, para contribuir de mejor manera al desarrollo nacional.

Subrayó que con el Congreso Nacional Politécnico “pretendemos que esta institución sea cada día más grande, pero que lo hagamos entre todos, que sea un trabajo conjunto de la comunidad en ese sentido”.

Para que las mejores ideas y propuestas fluyan, refirió, es necesario que el Congreso Nacional Politécnico sea un espacio de análisis basado en el conocimiento, la evidencia y la discusión informada, donde todas las aportaciones tengan el mismo valor propositivo con independencia de quien las emita. “Es por eso que debe de ser un proceso democrático, incluyente y participativo”, acotó.

El Director General del IPN señaló que el CNP es la oportunidad para detonar un cambio estratégico, transversal y disruptivo que abarque la totalidad de las funciones y programas de la institución, al tiempo que revitaliza su identidad y valores. “Debe ser un parteaguas en la historia de nuestra institución; es la oportunidad que nos hemos dado los politécnicos para que encontremos las mejores alternativas que nos conduzcan a la excelencia”, añadió.

Reconoció que el CNP es una oportunidad invaluable de aprendizaje para el Politécnico, porque al ser un espacio tan amplio de participación, nos llevará necesariamente a conocernos y reconocernos en un mundo que ya cambió. “El cambio que queremos, dijo, comienza con la construcción de espacios que propicien el consenso donde la comunidad politécnica externe sus puntos de vista y plantee sus propuestas”.

Informó que como resultado del proceso electoral del Área Central se integrarán a la coCNP cinco docentes y cinco representantes del personal de apoyo y asistencia a la educación, con lo cual la coCNP quedará integrada en total por 219 representantes.

Finalmente, Rodríguez Casas comentó que los miembros de la Comisión Organizadora del CNP tienen también una enorme responsabilidad para lograr la participación activa de toda la comunidad durante este proceso. “Cada uno ha sido electo por un sector de la comunidad. Esa representación es un honor pero también una responsabilidad. Estoy seguro de que estaremos a la altura del desafío de forjar un nuevo Politécnico para una Nueva Patria”, concluyó.