En esta ocasión nos permitimos hacer un ajuste a las cifras que de manera mensual les reportamos, lo cual nunca había ocurrido, en virtud de que 4 estados (Veracruz, Coahuila, Aguascalientes y Nayarit) así como la Federación entregaron cifras incorrectas:
Diciembre 2018 = Se agregan 30 secuestros
29 secuestros que Veracruz no reportó ni al SESNSP ni a Alto al Secuestro + 1 secuestro que Coahuila reportó al SESNP pero no fue reportado a Alto al Secuestro
Enero 2019 = Se agregan 13 secuestros
11 secuestros que autoridades federales, distintas de la UEIDMS reportaron al SESNSP + 1 secuestro que Aguascalientes de forma transparente nos aclara que se agregó + 1 secuestro que Nayarit reportó al SESNSP pero no fue reportado a Alto al Secuestro
Con profunda preocupación vemos cómo se va perdiendo lo ganado en el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, quien no está supervisando la calidad de la información que los Estados le reportan y se publica de manera mensual, lo cual nos aleja de conocer la verdadera magnitud de este delito.
Para poder tener una visión clara del problema al que nos enfrentamos es necesario:
Que las Procuradurías y Fiscalías Estatales, así como la Fiscalía General, respeten el tipo penal de secuestro que se encuentra en el art 9 de la LGPSDMS, y no registren secuestros ocultos bajo otros delitos como: privación ilegal de la libertad, robo de vehículo, lesiones, entre otros.
Se deroguen de los Códigos Penales Estatales los tipos penales de secuestro y los que encuadran en la descripción de secuestro del art. 9 de la LGPSDMS, ya que son inconstitucionales por contravenir una ley general.
Se supervisen los registros delictivos en los Estados para garantizar el correcto registro del delito de secuestro y de los delitos en general.
El SESNSP debe tener la facultad de sancionar a los Estados que reporten cifras indebidamente, no pueden seguir quedándose cruzados de brazos mientras los Estados acomodan los delitos a su conveniencia.
Durante el mes de FEBRERO 2019 registramos disminución de:
7.8% en los secuestros reportados, respecto al mes de enero (disminuyeron de
203 a 187).
17.2% en el total de víctimas de secuestro, respecto al mes de enero
(disminuyeron de 250 a 207)
21.8% en los detenidos por este delito, respecto al mes de enero (disminuyeron
de 174 a 136)

ESTADOS CON MAYOR INCIDENCIA
1. Veracruz (57) 2. Estado de México (20) 3. Ciudad de México (12)

TASA POR CADA 100 MIL HABITANTES
1. Veracruz 2. Colima 3. Tabasco

ESTADOS LIBRES DE SECUESTRO
Baja California Sur, Campeche, Chiapas y Yucatán.
En Veracruz, lejos de disminuir el secuestro sigue incrementando, de enero a febrero creció prácticamente 10%, lo que lo posiciona en el primer lugar nacional en números absolutos y en tasa por cada 100,000 habitantes. Asimismo 3 de sus municipios: Xalapa, Coatzacoalcos y Orizaba ocupan el primer, segundo y tercer lugar respectivamente, entre los municipios de mayor incidencia de este delito en todo el país.
Reiteramos nuestro atento y enérgico llamado a que el Gobernador de Veracruz Cuitláhuac García cumpla su palabra y que la lucha contra el secuestro sea una prioridad, que la justicia no siga pasando por la política. Los veracruzanos no pueden seguir viviendo en este infierno.
Otro Estado en focos rojos es Puebla, que en este mes pasó a ser el 4 lugar en incidencia de secuestro, por encima de Tamaulipas. Un claro ejemplo de cómo el conflicto político que se vive en la entidad obstaculiza la lucha contra este delito.
Finalmente, no dejamos de reconocer, el esfuerzo que sigue realizando la Federación ya que durante la presente administración federal, en promedio atiende 2 de cada 10 secuestros que ocurren en el país, gran parte de este trabajo lo realiza la Policía Federal, por lo que esperamos que con la creación de la Guardia Nacional y la inminente desaparición de este cuerpo policial, no se tire a la basura el talento y experticia que hay en el área dedicada a atender delitos de secuestro, será fundamental saber qué pasará con ellos y que en su momento, en la Guardia Nacional se designe el área, personal y tecnología necesarios para poder continuar con esta gran labor.