Nos referimos a Eunice Kathleen Waymon, más conocida por su nombre artístico, Nina Simone, nació el 21 de febrero de 1933 y falleció el 21 de abril de 2003. Fue una cantante, compositora y pianista estadounidense de jazz, blues, rhythm and blues y soul. También se le conoce con el sobrenombre de “High Priestess of Soul”, que se traduce con el nombre de alta sacerdotisa del Soul.

Sus inicios como cantante se dieron cuando tomó como fuente de inspiración a Mariana Anderson, en el coro de una iglesia, pero aparte del canto, también gozaba de un gran talento por el piano.

Al principio, Nina tuvo altibajos, ya que el color de su piel era una limitante. Sin embargo, consiguió una beca en Nueva York, pero la falta de recursos le impidió alcanzar el sueño de ser la primera afroamericana pianista. Más tarde, su familia se mudó a Filadelfia, donde buscó una beca en el Instituto, pero no corrió con suerte. Tiempo después se retiró de la música clásica y se acercó al Blues y Jazz, sonidos que la hicieron brillar, destacando la lucha por los derechos de la comunidad afroamericana en un ámbito de hombres.